Consejos a tener en cuenta durante una relación laboral

Comparte este artículo

A lo largo de una relación laboral, pueden surgir una variedad de conflictos entre el empleado y la empresa. A continuación, exploraremos más de 30 consejos para prevenirlos o resolverlos en caso de que se presenten.

Consejos a tener en cuenta durante una relación laboral

Antes de firmar el contrato de trabajo

1. Distingue la oferta de trabajo del contrato: Ten en cuenta que la oferta de trabajo no te vincula necesariamente. Lo que realmente importa es lo que está especificado en el contrato que firmarás, no lo que se menciona en la oferta o en la promesa de contrato.

2. Revisa el contrato antes de firmar: Examina las condiciones, el puesto, el salario, la jornada laboral, el horario, el lugar de trabajo, el Convenio Colectivo aplicable, la fecha de inicio, el tipo de contrato y más. Lo que rige en la relación laboral será lo que esté registrado en el contrato, incluso si el empleador menciona algo diferente verbalmente. Si no está por escrito en el contrato, es como si el empleador no lo hubiera dicho, por lo que es crucial que quede registrado en el contrato.

3. Consulta el Convenio Colectivo: En muchas ocasiones, es conveniente revisar el Convenio Colectivo antes de la entrevista de trabajo o de firmar el contrato. En lugar de especificar un salario concreto, a menudo se menciona simplemente “según convenio”, y así podrás saber cuánto cobrarás. Esto es especialmente importante si se ha acordado un salario para verificar si lo acordado coincide con el mínimo establecido por el Convenio.

4. Investiga sobre la empresa y el puesto ofrecido: Realiza una búsqueda en internet sobre la empresa para comprobar si tiene mala reputación, si hay noticias de retrasos en los salarios, si está en proceso de quiebra u otras denuncias similares. Esto es crucial, ya que si más tarde no estás satisfecho con la empresa y renuncias voluntariamente, no podrás solicitar el desempleo o reanudar los beneficios que hayas suspendido.

5. Asegúrate de que no sea un contrato mercantil: Los contratos laborales deben seguir un modelo oficial. Si se indica que el contrato es mercantil, el trabajador tendría que registrarse como autónomo, pagar impuestos y seguridad social. Debes verificar si no te están ofreciendo una posición de falso autónomo.

6. Solicita una copia del contrato: La empresa está obligada a proporcionar al trabajador una copia sellada del contrato. Tener una copia es fundamental para conocer las condiciones acordadas, para demostrar la relación laboral y para futuras solicitudes de desempleo. Si no se entrega la copia, puedes intentar obtener estos datos de otras formas, pero siempre es mejor contar con la copia original.

7. Verifica que estás dado de alta: El primer día de trabajo, deberías estar registrado en la Seguridad Social. Puedes comprobarlo solicitando tu vida laboral o proporcionando tu número de teléfono a la Seguridad Social para recibir un mensaje de texto cada vez que seas dado de alta o baja.

Durante la relación laboral

8. Solicita tus nóminas: Es fundamental tener tus nóminas y revisarlas para asegurarte de que la empresa te está pagando correctamente. Verifica tanto el salario bruto como el neto, así como todos los conceptos y complementos que establece el Convenio Colectivo. Las empresas tienen la obligación de proporcionar las nóminas, ya sea en formato impreso o digital.

9. No firmes las nóminas automáticamente: Solo debes firmar las nóminas si estás de acuerdo con lo que indican y si has recibido la cantidad correcta. Al firmar, estás aceptando lo que se detalla en la nómina, y si surgen problemas o impagos, será difícil reclamar si ya has firmado. Si no estás de acuerdo, es recomendable agregar “no conforme” antes de firmar y, si no has recibido el pago, puedes escribir “pendiente de recibir”.

10. Revisa las retenciones de IRPF: Examina el desglose de las retenciones de IRPF en tu nómina, ya que en algunos contratos temporales no se retiene nada o solo un 2%. Puedes solicitar a la empresa que ajuste la retención según tus preferencias para evitar sorpresas en la declaración de la renta.

11. Solicita tu vida laboral: Es importante solicitar un informe de tu vida laboral para verificar que te dieron de alta en la fecha de inicio correcta y que el tipo de contrato coincide con el que firmaste. Además, verifica el porcentaje de la jornada laboral que estás realizando.

12. Asegúrate de que están cotizando correctamente por ti: Si tienes dudas sobre si la empresa está cotizando correctamente, especialmente si atraviesa dificultades económicas, puedes solicitar el informe de bases de cotización para verificarlo. Ten en cuenta que los últimos tres meses de trabajo generalmente no aparecen en el informe.

13. Conserva pruebas de tu horario de trabajo: Guarda copias de los cuadrantes, que deben estar sellados por la empresa. Si no se proporcionan cuadrantes, toma fotografías si están publicados en algún tablón. Si no existen cuadrantes, crea pruebas documentales de tus horas de entrada y salida, como correos electrónicos, capturas de pantalla de tu ordenador, registros de trabajo con fechas y horas, discos tacógrafos, etc. Estas pruebas pueden ser útiles para demostrar horas extras, trabajo nocturno, trabajo en días festivos o fines de semana, y el número de días trabajados por semana, lo cual puede afectar la duración de las prestaciones por desempleo.

14. Conserva pruebas de tus responsabilidades laborales: Guarda correos electrónicos, informes de trabajo, mensajes recibidos e incluso grabaciones si es necesario. Si recibes instrucciones verbalmente, es recomendable grabar la conversación o enviar un correo electrónico al jefe para confirmar las órdenes. Estas pruebas pueden respaldar solicitudes de ascenso y ser útiles en caso de despidos objetivos, donde se alegue que se eliminará un puesto de trabajo pero puedes demostrar que realizas funciones diferentes a las del puesto en cuestión.

15. ¿Hay pagos no registrados en la empresa?: Si recibes todo o parte de tu salario en efectivo no registrado, es conveniente ingresar esos fondos en tu cuenta bancaria mensualmente y etiquetarlos como “complemento de nómina”. Además, si tienes pruebas de que la empresa maneja dinero no declarado, es importante conservar esas evidencias. Esto es relevante en casos de despidos objetivos donde se alegan pérdidas financieras, ya que los cálculos no deben omitir los ingresos no registrados, lo que podría influir en la decisión del despido y la indemnización correspondiente.

16. ¿Eres un coordinador o supervisas empleados?: Conserva pruebas de tus responsabilidades, ya que esto puede ser útil para solicitar un ascenso o el pago de una compensación adicional por tu rol de liderazgo.

17. Tengo un contrato de obra pero realizo otras tareas: Si tu contrato de obra o servicio especifica una tarea específica, asegúrate de conservar pruebas si te asignan otras responsabilidades o si continúas trabajando después de que la obra termine. Esto podría afectar tu estatus laboral y es importante documentarlo.

18. ¿No te asignan carga de trabajo?: La empresa tiene la obligación de proporcionarte tareas para realizar. Si no lo hacen, podrías solicitar la terminación del contrato, lo que te daría derecho a indemnización y beneficios por desempleo. Sin embargo, necesitarás pruebas de esta situación.

19. Posibles situaciones de acoso laboral: Desafortunadamente, demostrar situaciones de acoso o mobbing laboral puede ser difícil si no cuentas con pruebas. Es crucial obtener grabaciones, videos, copias de correos electrónicos u otros documentos que respalden las acusaciones de trato inadecuado.

20. Tengo contrato con una empresa pero trabajo para otra: Debes verificar si estás en una situación de cesión ilegal, lo que implica que aunque tengas un contrato con una empresa, en la práctica trabajas para otra. Si es así, es importante conservar pruebas de esta situación, ya que todas las empresas involucradas podrían ser responsables. Además, en caso de despido objetivo, se deben tener en cuenta las circunstancias de todas las empresas relacionadas, no solo la que firmó el contrato.

21. Creo que soy un falso autónomo: Si formalmente eres autónomo pero en realidad trabajas como un empleado de la empresa (trabajas en sus instalaciones, utilizas sus recursos, sigues su horario y recibes órdenes de la empresa), es posible que seas considerado un falso autónomo. Esta situación tiene desventajas y debe denunciarse mientras esté ocurriendo, recopilando pruebas de las condiciones laborales.

22. ¿Cuándo empiezan mis vacaciones?: Las vacaciones se disfrutan durante el año natural, por lo que generalmente debes solicitarlas antes del 31 de diciembre para evitar perderlas. Algunas empresas indican que las vacaciones se pueden tomar después de un año de servicio, independientemente del año natural, pero esto no es correcto. Por lo tanto, se recomienda solicitar las vacaciones antes de que expire el período anual.

23. Trabajo en condiciones peligrosas o insalubres: Tienes derecho a trabajar en condiciones seguras y saludables. Si enfrentas condiciones peligrosas, insalubres o careces de los recursos necesarios, es recomendable informar al delegado de prevención de riesgos laborales si existe, o presentar una denuncia ante la Inspección de Trabajo. En casos de peligro inminente para la salud o la vida, incluso puedes llamar directamente a la Inspección para que intervenga.

24. Conoce y revisa el Convenio Colectivo: Este documento establece la jornada máxima, los días festivos laborables, el horario de verano, el salario, las mejoras en los permisos y las vacaciones. Es esencial conocer su contenido para entender tus derechos laborales. El Convenio Colectivo aplicable debería mencionarse en tu contrato, pero si no es así, dependerá de la actividad de la empresa y su ubicación, o si la empresa tiene un convenio propio. La empresa no puede optar por no aplicarlo o aplicar otro convenio si existe un Convenio de aplicación.

25. Cómo solicitar permisos, licencias, vacaciones, derechos, etc.: Siempre debes realizar estas solicitudes por escrito, especialmente si implican ausencias en el trabajo. Además, la empresa debe proporcionar una respuesta por escrito. Esto es necesario para demostrar que tienes autorización para faltar al trabajo, ya que, de lo contrario, podrías enfrentar sanciones o despidos sin poder demostrar que tenías derecho a ausentarte. Si debes proporcionar documentación adicional, como justificantes, asegúrate de conservar pruebas de que lo has hecho (por ejemplo, un recibo de envío por correo electrónico o un sello de la empresa como comprobante).

26. Trabajo para varias empresas del mismo grupo o dueño: A veces, a pesar de tener contrato con una empresa, puedes estar trabajando para otras empresas del mismo grupo empresarial o del mismo propietario. Es importante conservar pruebas de esta situación, ya que en caso de presentar una demanda contra la empresa, las otras empresas también pueden ser responsables. Además, en el caso de un despido objetivo, se deben considerar las circunstancias de todas las empresas relacionadas, no solo la que firmó el contrato.

27. La empresa cambia las condiciones o da órdenes verbales: Si la empresa impone cambios, especialmente si son modificaciones sustanciales, es recomendable solicitarlos por escrito. Si recibes cambios verbalmente, tienes dos opciones:
1) cumplir con ellos, pero dado que son verbales, puede ser difícil demostrar estos cambios en caso de una demanda;
2) no cumplir, lo que conlleva el riesgo de sanciones o incluso un despido. Sin embargo, si decides no cumplir, la empresa deberá demostrar la orden o el cambio impuesto si intenta sancionarte, y si no lo hace, la sanción podría anularse o el despido declararse improcedente.

Por lo general, se recomienda cumplir primero y luego presentar una demanda, a menos que las órdenes vayan en contra de la salud o la dignidad.

28. ¿Puedo obtener información financiera de la empresa?: Si temes un posible despido debido a supuestas pérdidas o razones de producción, puedes recopilar pruebas sobre la situación real de la empresa, siempre que solo las utilices para tu defensa legal.

Al finalizar la relación laboral

29. ¿Qué hacer en caso de despido?: Ante un despido, es fundamental solicitar una copia de todo lo que te hagan firmar. Ante la duda, siempre es conveniente firmar indicando:
1) “no conforme/pendiente de revisión”,
2) la fecha de entrega de los documentos,
3) tu firma. Esto es especialmente importante en el documento de finiquito.

30. ¿Qué debe proporcionar la empresa?: Cada relación laboral debe finalizar por escrito, con una carta que indique los motivos del cese. Además, la empresa debe ofrecer una propuesta de finiquito. El certificado de empresa debe ser entregado o enviado directamente al SEPE por la empresa.

31. ¿Tengo derecho al finiquito?: Siempre que dejes de trabajar, independientemente de la razón, tienes derecho al finiquito.

32. ¿Tengo derecho a una indemnización?: En cambio, solo tienes derecho a una indemnización en ciertos casos, dependiendo de cómo finalice la relación laboral. Por lo general, se otorga una indemnización en caso de despido no disciplinario o renuncia voluntaria.

33. Plazos para presentar demandas: Si no estás de acuerdo con el despido, el plazo para presentar una demanda es de 20 días hábiles. Para reclamar salarios pendientes, el plazo es de 1 año desde la fecha en que debieron ser pagados.

34. Tengo poderes de representación de la empresa: Si tienes poderes para actuar en nombre de la empresa, especialmente en puestos de responsabilidad o en áreas de Recursos Humanos o finanzas, es aconsejable solicitar por escrito la revocación de esos poderes para prevenir un uso indebido en el futuro.


Baja voluntaria

Cobrar el paro tras una baja voluntaria


Estos artículos se publican simplificados, con carácter meramente informativo para el ciudadano y no tienen valor jurídico. Queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por su vigencia, exactitud o integridad. Si necesita asesoramiento profesional para un caso concreto, puede solicitarlo a nuestros expertos a través de la sección de comentarios.