Trabajar en negro . Perjuicios para el trabajador y cómo demandar a la empresa | Laboral 2022 | Loentiendo

Trabajar en negro. Perjuicios para el trabajador y cómo demandar

Lamentablemente muchas empresas pagan parte del salario a sus trabajadores “en negro” o en “B”, es decir, sin que figure en nómina y sin cotizar ni tributar por ese dinero.

¿Qué consecuencias puede tener para el trabajador? ¿Qué se puede hacer en esta situación?

Actualizado: 08/03/2020

¿Cuáles son las prácticas ilegales más habituales en las empresas sobre “pagos en negro”?

En 2019 la Inspección de Trabajo afloró más de 122.00 empleos irregulares, que pertenecen a lo que conocemos como “la economía sumergida”.

En demasiadas ocasiones las empresas pagan al trabajador una cantidad declarada en nómina (A), normalmente pagada mediante transferencia, y además entregan un sobre con otra cantidad de dinero que no figura en ningún lado (en B o “en negro”).

¿Por qué hacen esto las empresas? Básicamente para no pagar las correspondientes cotizaciones a la Seguridad Social y en caso de despido pagar una indemnización inferior al trabajador. También utilizan este sistema mover dinero de ingresos irregulares y no declarados.

Los empresarios convencen al trabajador que le conviene recibir este dinero en negro, ya que no cotiza ni lo tiene que meter en la declaración de la renta, y así “pagará menos impuestos”. Sin embargo, es el trabajador el que más sale perjudicado en esta situación.

La situación puede ser incluso más grave cuando todo el salario se paga en negro, sin alta en Seguridad Social y si la la retribución no figura en ninguna nómina, ni haya retenciones de impuestos ni de cotizaciones, es muy posible que la empresa ni tan siquiera haya dado de alta al trabajador en la Seguridad Social.  En estos casos, además de las indicaciones que damos al final del artículo, el trabajador también tendrá que actuar para asegurarse de que la empresa le dé de alta.

Los perjuicios que tiene para el trabajador “cobrar en negro”

El propio trabajador, sin lugar a dudas,  es el gran perjudicado:

  • Recibirá menos prestaciones de la Seguridad  Social. Al no cotizar por todo el salario, la base de cotización es inferior, por lo que las prestaciones de la Seguridad Social que se puede recibir serán más bajas. En los casos de bajas médicas (IT), incapacidades permanentes, indemnizaciones por accidente, prestaciones de maternidad, paternidad, etcse recibirá menos cantidad que la que debería ser si se cotizase por el salario real
  • Perderá todo o parte de su derecho a paro. Igual sucede con la prestación por desempleo; cuando el trabajador quede en paro y quiera cobrar su prestación, recibirá mucho menos, porque se tendrá en cuenta únicamente la cantidad que la empresa reconoció oficialmente en las nóminas, no el total del sueldo real que le pagaba en B.
  • Menos derecho a indemnización por despido . El empresario calculará la indemnización por despido con el salario oficial, no con el real, por lo que también se verá disminuida la cantidad a cobrar en caso de fin de su contrato.
  • También se verá afectada la jubilación:  si no hay cotizaciones o son por un importe mínimo, es posible que el trabajador ni tan siquiera llegue a poder cobrar una jubilación ordinaria, quedando obligado a solicitar una jubilación no contributiva, por un importe mínimo.
  • Si se recibe toda la retribución en negro y sin alta de ningún tipo en Seguridad Social, los perjuicios son incluso mayores. Al no haber cotizado, y no haber estado de alta en la Seguridad Social, el trabajador no tiene derecho a las prestaciones de la Seguridad Social, ni desempleo, ni ese tiempo trabajado no contará para la jubilación y otras prestaciones.
  • Además, y si lo anterior fuera poco, puede que Hacienda y la Seguridad Social investiguen también al trabajador y le sancionen.






Cómo probar los pagos “en negro”

Normalmente los empresarios que pagan en B no entregan a un trabajador un justificante de ese tipo de pagos, por lo que no es fácil demostrar que se ha recibido el dinero y esto es fundamental si luego se quiere demandar a la empresa.

Una de las mejores opciones es tal cual se recibe el dinero, acudir al banco e ingresarlo en la cuenta poniendo como concepto “complemento nómina” y el mes que sea. De esta forma se podrá demostrar que todos los meses, entre tal y tal fecha, se ingresa más o menos la misma cuantía de dinero. Normalmente este tipo de pruebas son aceptadas en los juicios laborales como forma de probar el salario real. Es conveniente ingresar todo el dinero negro recibido, para demostrar la cuantía recibida, aunque justo después de ingresarlo se vuelva a sacar parte.

Igualmente se pueden grabar las conversaciones con el jefe en el momento de entregar el dinero. Este tipo de grabaciones, aunque no se avise que se está grabando, siempre que en la conversación participe el trabajador, se pueden utilizar en los juicios laborales.


La prueba de la existencia de los pagos facilitará demandar a la empresa para que reconozca el salario real.

Si se ha producido un despido, es conveniente en la demanda reclamar poniendo el salario real, para que la indemnización sea calculada en base al salario real.

En el caso de que el trabajador no tenga pruebas de los pagos irregulares, debería empezar a recopilarlas, como se ha dicho antes y siempre cabe la posibilidad presentar una denuncia a la Inspección de Trabajo, indicando cuando y como se realizan estos pagos, para que los constate.

Hay varias formas de denunciar el pago en negro

En el siguiente artículo explicamos las distintas alternativas que tiene el trabajador para denunciar esta infracción laboral: denuncia en el buzón anónimo contra el fraude laboral, denuncia ante la Inspección de Trabajo, o demanda ante los Juzgados de lo Social.


Cómo denunciar una infracción laboral



Una vez que se tiene una sentencia judicial en la que se le reconoce al trabajador el salario real, se puede presentar una denuncia a la Inspección de Trabajo para que exija a la empresa las cotizaciones correspondientes a los pagos en negro. La empresa tendrá que regularizar la situación y pagar las cotizaciones de los últimos 4 años. De esta forma, subirán las bases de cotizaciones y en consecuencia la cuantía de las prestaciones que reciba el trabajador.

Las infracciones laborales de las empresas que pagan en B o no dan de alta al trabajador en Seguridad Social pueden incluso implicar responsabilidades penales para el empresario según el artículo 311 del Código Penal


Compártelo