Qué hacer ante un despido: diez consejos prácticos

Comparte este artículo

Ante un despido es fundamental tener claro qué hacer para no perder ningún derecho ni ser engañado. 10 recomendaciones prácticas.

Diez consejos ante un despido

10 Consejos prácticos ante un despido

Actualizado: 22/04/2024

1. Exigir siempre la carta de despido por escrito

Cuando una empresa quiere despedir a un trabajador es necesario que lo haga siempre por escrito, tanto si es un despido disciplinario, como un despido objetivo. En el caso de haber sido despedido de forma verbal, siga estas recomendaciones.

Es normal que el trabajador, al recibir la carta de despido, esté nervioso en ese momento y no pueda leerla tranquilamente, o bien no puede comprobar todo lo que pone, o simplemente no sabe si la carta cumple todos los requisitos formales necesarios. Hay que tener en cuenta que los despidos tanto objetivos como disciplinarios tienen unos requisitos muy estrictos a nivel formal que tienen que estar presentes en la carta, y que si no es así, el despido estará mal hecho.

Por este motivo es recomendable que cuando el trabajador reciba la carta de despido siga estas pautas:

  • Exigir que se le entregue a él también una copia de la carta de despido, y quedársela antes de firmar nada.
  • Comprobar que la carta que le entregan es igual que la que se queda la empresa.
  • Comprobar la fecha que pone en la carta. Algunas empresas fechan la carta con una fecha anterior para de esta forma evitar que el trabajador reclame, haciendo que se le pase el plazo.
  • Ponga primero “no conforme”. Esta es una forma de protegerse el trabajador y poder reclamar más fácilmente si posteriormente lo va a hacer. Poner esta coletilla no implica que se vaya siempre a demandar, pero facilita en el caso que finalmente se haga. Es necesario poner primero la coletilla y luego firmar, para evitar que se firme primero y cuando se quiere poner “no conforme” la empresa le retire la carta y no pueda seguir escribiendo. Las empresas normales no suelen hacer esto, pero en el entramado laboral hay también empresarios desaprensivos.
  • Indique la fecha en que le entregan la carta, para demostrar qué día se recibe. Ese es el momento en el que empezarán a contar los plazos para demandar y para pedir el desempleo.
  •  Firmar, siempre después de haber hecho todo lo anteriormente mencionado.

De esta forma, después de salir de la reunión donde le entregan la carta de despido, el trabajador podrá leérsela tranquilamente y podrá buscar asesoramiento, no habiéndose cerrado las posibilidades de demandar si el despido está mal hecho.

2. Rechazar la entrega de la carta de despido, no sirve de nada

En ocasiones el trabajador cuando va a ser despedido se niega a firmar la carta de despido, pero esa conducta no va a evitar el despido, solo lo va a retrasar.

En ese caso la empresa puede hacer que dos testigos firmen la carta de despido que atestigüen que se intentó dar la carta de despido, o que incluso se dio la carta pero que aun así el trabajador no firmó. Además la empresa mandará la carta de despido mediante burofax y de este método equivaldrá a la entrega y firma de la carta.

3. Identificar el tipo de despido ante el que se encuentra

No es lo mismo un despido objetivo, que un despido disciplinario, o un despido colectivo.  En nuestra guía sobre las clases de despido le damos las claves para identificarlos, ya que cada uno tiene requisitos y derechos diferentes.

Tampoco es lo mismo un despido, que es lo que estamos analizando aquí, que la comunicación del fin de un contrato temporal y su no renovación. Aunque coloquialmente llamemos a todo “despido”.

 

4. En los despidos objetivos hay derecho a un preaviso

En el caso de que el trabajador vea extinguida su relación laboral mediante un despido objetivo la empresa deberá dar un preaviso de 15 días al trabajador, entre el momento en el que le entregan la carta y el día que el despido es efectivo. El trabajador durante este preaviso tiene derecho a una licencia retribuida de 6 horas semanales para buscar un nuevo trabajo.

La empresa puede sino también optar por pagar estos 15 días de preaviso, o los días que falten de preaviso hasta completar los 15.

5. Comprobar todos los conceptos del finiquito

El finiquito o documento de saldo y liquidación es un documento donde la empresa propone la entrega de las cantidades que quedan pendientes de pagar al trabajador.

Normalmente este finiquito está compuesto por los días de vacaciones que no se han disfrutado y que la empresa debe de pagar, y por la parte proporcional de las pagas extraordinarias y de beneficios que se hayan devengado, en el caso de que no estén prorrateadas. Además en algunos casos en el propio documento de finiquito se incluyen los días trabajados si se despide en mitad de un mes y la indemnización en el caso de que corresponda. En el finiquito también se pueden señalar cantidades que el trabajador pudiera deber a la empresa, como vacaciones disfrutadas de más, anticipos, etc.

Los consejos que se han dado para la carta de despido son completamente válidos para el finiquito.

Hay que tener en cuenta que muchas veces los documentos de finiquito ponen la cláusula de que con la firma de dicho documento el trabajador y la empresa se encuentran completamente saldados y no tienen nada más que reclamarse. Por este motivo se aconseja firmar “no conforme”, para poder comprobar las cuantías. Si no se quiere poner “no conforme” se pueden poner otras fórmulas como “pendiente de revisar las cantidades” o “pendiente de recibir las cantidades”.

Es importante leer si en el finiquito pone que en el mismo momento se entrega el dinero, para dejar constancia al firmarlo que no se ha recibido si efectivamente no se ha recibido.  En este artículo ampliamos la información:

10 consejos antes de firmar el finiquito

6. Comprobar si la indemnización por despido está bien calculada.

El trabajador siempre tiene derecho a recibir su finiquito, pero además, dependiendo del despido que se haga, se tendrá derecho o no a una indemnización en el momento de ser despedido. En el caso de un despido objetivo, la indemnización será de 20 días por año, y tendrá que ser entregada al trabajador en el mismo momento en el que le dan la carta de despido objetivo. Un despido disciplinario, por ejemplo, no tiene derecho a indemnización.

Si se entrega al trabajador una carta de fin de contrato temporal (que no es técnicamente “un despido”), dependiendo de la fecha de firma del contrato le corresponderá una indemnización u otra. El fin de un contrato temporal no es un despido. Sin embargo, para muchos trabajadores tiene el mismo significado, por lo que vamos a hacer una pequeña reseña sobre las indemnizaciones a que tiene derecho el trabajador por el fin de contrato:

  • Ocho días de salario por año para los contratos temporales que se celebren hasta el 31 de diciembre de 2011.
  • Nueve días por año para los contratos temporales que se celebren a partir del 1 de enero de 2012.
  • Diez días por para los contratos temporales que se celebren a partir del 1 de enero de 2013.
  • Once días por año para los contratos temporales que se celebren a partir del 1 de enero de 2014.
  • Doce días por año para los contratos temporales que se celebren a partir del 1 de enero de 2015.

Todo lo relativo a las indemnizaciones por fin de contrato y cuando un juez declara el despido improcedente o nulo lo explicamos con más detalle en esta guía:

Cómo se calculan las indemnizaciones por despido

7. Cuidado con los riesgos de pactar o simular un despido para “arreglar los papeles del paro”

La simulación de un despido es una infracción que tiene consecuencias importantes tanto para el empresario como para el trabajador, como explicamos en este artículo sobre los riesgos de arreglar los papeles del paro.

 

8. Si no estás conforme, impugnar el despido, prestando mucha atención a que no se pasen los plazos.

Mucha atención al tema de los plazos en el despido. En el caso de que el trabajador no esté de acuerdo con el despido tiene 20 días hábiles judiciales (no cuentan sábados, domingos ni festivos) para impugnarlo.  Este plazo es muy importante, ya que si lo deja pasar no podrá reclamar judicialmente su despido, por mucha razón que lleve.

El primer paso para iniciar el proceso judicial es presentar una Papeleta de Conciliación ante el servicio administrativo correspondiente a su Comunidad Autónoma (SMAC, etc).

9. Buscar asesoramiento

No es sencillo dominar el proceso para impugnar un despido y los defectos de forma pueden echar al traste la reclamación justa de sus derechos. En el siguiente artículo le describimos las diferentes opciones que tiene a la hora de buscar asesoramiento para acudir a la vía judicial; abogados privados, abogados del turno de oficio, de sindicato, graduados sociales o gestores administrativos.

10. Inscribirse como demandante de empleo y solicitar la prestación o subsidio por desempleo si hay cotizaciones suficientes

Una vez que el trabajador está despedido (sea cual sea el tipo de despido), si tiene acumuladas cotizaciones suficientes podrá pedir la prestación contributiva, un subsidio por desempleo o una ayuda extraordinaria. Para ello tiene un plazo de 15 días hábiles para pedir cita previa en el SEPE, no contándose los sábados, domingos ni festivos. La cita previa es para se atendido personalmente, pero también se puede pedir el paro por Internet, desde la sede electrónica (si tiene certificado digital, DNI electrónico o clave) o si no los tiene, desde la web del SEPE, utilizando el formulario de pre-solicitud. Tras la pandemia, se hace complicado conseguir citas previas en las oficinas y lo más práctico es utilizar este formulario.

Formulario de presolicitud del SEPE

En todo caso, siempre es recomendable inscribirse como demandante de empleo. Es obligatorio para solicitar cualquier prestación y si no se tuviera derecho a ella, el estar apuntado al paro también tiene importantes ventajas.

El sindicato UGT Andalucía ha realizado una infografía en la que han resumido de forma muy visual nuestro artículo “10 consejos ante un despido”.

10 consejos ante un despido

 


Estos artículos se publican simplificados, con carácter meramente informativo para el ciudadano y no tienen valor jurídico. Queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por su vigencia, exactitud o integridad. Si necesita asesoramiento profesional para un caso concreto, puede solicitarlo a nuestros expertos a través de la sección de comentarios.


3 comentarios en «Qué hacer ante un despido: diez consejos prácticos»

  1. Tengo un contrato de 6 meses de prueba que se me cumple el 18 de junio , y creo que me despedirán por qué salí de baja una semana y mi jefa está enfadada.
    Mi contrato es objetivo? ¿Tengo derecho al preaviso?¿Tengo derecho a la indemnización? ¿El tiempo de prueba esta bien?. Soy cajera y no se que hacer.

    Responder
    • Cuando una empresa decide que el trabajador no ha superado el periodo de prueba, realmente no se puede hablar de “despido”, aunque todos coloquialmente nos refiramos a ello de esa forma. Sin embargo, en términos legales, no se trata de un despido propiamente dicho, sino la comunicación al trabajador de que no ha superado el periodo de prueba.

      Son dos cosas parecidas, pero tienen grandes diferencias.  En algunos casos de despidos reales, como el despido por causas objetivas o los despidos que la empresa reconoce como improcedentes o en los que así lo declara un juez, hay derecho a una indemnización por finalización del contrato.

      Sin embargo, cuando se trata de la comunicación de que el trabajador no ha superado el periodo de prueba (como es su caso), entonces no hay derecho a indemnización por fin de contrato.  

      A lo que si tiene derecho el trabajador en cualquier caso (sea despido o no superación del periodo de prueba) es a que la empresa le entregue el finiquito, que es un documento en el que se liquidan todas las cantidades pendientes entre empresa y trabajador, como por ejemplo, la parte de la nómina del mes que no haya cobrado aún, horas extra, vacaciones no disfrutadas o la parte proporcional de las pagas extra que aún no haya cobrado el trabajador.  Ese finiquito hay que dárselo al trabajador y pagarle las cantidades que resulten a su favor.

      Insisto, siempre hay derecho al finiquito, es obligatorio, sea cual sea el motivo del fin del contrato.

      Respecto a si el periodo de prueba es correcto o superior a lo que debería, depende de dos factores: el tipo de contrato de trabajo que tenga usted y el convenio colectivo que se aplique en ese puesto de trabajo en su empresa, porque unos convenios dan unos periodos de prueba distintos de otro.

      Para analizar esto y ver si es correcta la comunicación de no superación de periodo de prueba o si no lo es (y entonces estaríamos ante un despido improcedente con derecho a indemnización), sería necesario que yo pudiera estudiar su contrato de trabajo, el convenio y la comunicación que le ha hecho la empresa. Le he enviado un mail con varias indicaciones.

      Responder
  2. Buenas. Feliz año . Recientemente he sido reubicada a una plaza definitiva para la fundación en la que trabajo. Antes de Navidades, la dirección del centro (ya superado los dos meses de prueba) me “invitó” a irme a otro recurso o volver al anterior que estaba, que lo vuelven a activar en primavera. El tema está que el puesto actual es plaza definitiva y el otro es por subvención privada. Me reconoció que quieren poner a otra persona porque “presidente” que “no encajaré en el engranaje del equipo”. En el puesto nuevo llevo 3 meses. No sé desde donde abordar la situación. El sindicato (que fueron los que “pelearon” la reubicación inicial) me recomiendo que me asegure un puesto de trabajo, pero no me va a dar estabilidad y ya no sé qué hacer. Gracias.

    Responder

Deja un comentario

Algunas respuestas se envían directamente por email y no se publican en la web.  Recuerda que es obligatorio marcar la aceptación en la casilla de "política de privacidad y normas de comentarios".

Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital | Finalidad: Moderación de comentarios y resolución de dudas | Los datos de contacto y contenido del mensaje pueden ser cedidos a un especialista para resolver la cuestión planteada, sin compromiso por ninguna de las partes. En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido |