fbpx

Estoy de vacaciones y no quiero volver a la empresa ¿cómo se lo comunico?


 

 

Muchos trabajadores toman durante las vacaciones de verano la decisión de no volver a su empresa. Explicamos cómo deben comunicar su dimisión y otros detalles importantes a tener en cuenta.

¿Qué debo tener en cuenta antes de comunicar mi dimisión a la empresa?

Después del verano se producen muchos cambios en los trabajos.  Hay trabajadores que se encuentran con la desagradable sorpresa de que cuando regresan el empresario ha echado el cierre, y al revés, empresas que se encuentran con que algunos de sus trabajadores han dimitido presentando la baja voluntaria.

Este último es el caso que vamos a analizar: el trabajador está de vacaciones y toma la decisión de no volver a trabajar en la empresa.  Bien porque tiene otra oferta laboral, o porque va a buscar trabajo.

Lo primero de todo, hay que tener en cuenta que estamos ante una baja voluntaria (dimisión del trabajador), y que hay una serie de pasos que deben cumplirse obligatoriamente.

1- Existe la obligación de preavisar con un plazo mínimo de antelación.

La dimisión del trabajador puede causar un perjuicio importante a la empresa, sobre todo si no la esperaba y no tiene tiempo suficiente para reaccionar.   Por ello, en algunos contratos de trabajo o convenios colectivos, se establece la necesidad de dar un preaviso obligatorio, que puede ser por ejemplo, de un mes.   Si el trabajador no cumple esta obligación, la empresa le puede descontar del finiquito el importe de esos días de preaviso que no se han cumplido o bien otros tipos de penalizaciones previstas de antemano en el convenio.

Si nada se indica en el contrato o convenio colectivo, el plazo del preaviso habitual  mínimo que hay que respetar es de 15 días.

También sería necesario verificar que en el contrato de trabajo no exista ninguna cláusula de permanencia por la que el trabajador se obligue a no presentar la dimisión antes de un periodo mínimo de tiempo.

Antes de presentar la dimisión, compruebe siempre la regulación de este tema en su contrato de trabajo  y en el convenio colectivo. Si nada se indica, la costumbre es que haya un preaviso mínimo de 15 días.

2. Si el trabajador está en periodo de pruebas, no es baja voluntaria.

El periodo de prueba permite tanto a la empresa como al trabajador, probar a la otra parte y ver si el contrato de trabajo cumple las expectativas.  Tanto la empresa como el trabajador pueden dar por finalizada la relación laboral durante el periodo de pruebas, sin necesidad de justificarse y sin que haya preaviso obligatorio.

Por lo tanto, si el trabajador quiere dejar la empresa durante el periodo de pruebas, no debe presentar una “baja voluntaria” que le obligue a cumplir un preaviso, sino simplemente, comunicar a la empresa que cesa en el trabajo “por no superación del periodo de prueba”.

3.  La dimisión hay que hacerla por escrito y notificarla de forma fehaciente a la empresa.

Para que quede constancia de que el trabajador comunica su dimisión, la fecha en la que lo hace y la fecha en que será efectiva, hay que preparar un escrito de comunicación de baja voluntaria.

No hay un formato oficial para comunicarla, pero existen varios modelos estándar de escritos donde se incluyen todos los aspectos imprescindibles que debe incluir la notificación: identificación de la empresa y trabajador y sus direcciones, fecha en la que se comunica, indicación clara de “baja voluntaria” o “dimisión”,  último día en que se prestarán servicios, días de preaviso que se cumplen, etc.  No es necesario explicar el motivo de la dimisión.

El escrito, una vez redactado y firmado, se debe comunicar a la empresa de tal forma que quede prueba de la notificación.  Habitualmente se presenta el escrito con doble copia para que la empresa lo reciba y selle la copia al trabajador, dejando constancia de que lo ha recibido y en qué fecha.

En vacaciones, no obstante, puede ser complicado presentar el escrito en papel. El sistema que más garantías ofrece es el envío de un burofax a la empresa. Hoy en día éstos se pueden enviar de forma presencial desde cualquier oficina de Correos, desde su página web oficial, o incluso hay empresas privadas que gestionan online este tipo de notificaciones.    Desde luego, una simple llamada, un whatsapp o un email, pueden dar muchos problemas al trabajador si la empresa niega hacerlos recibido y hay que probarlo en un juzgado.

4. La baja voluntaria no da derecho a indemnización por fin de contrato, pero si  deberá haber finiquito.

La dimisión del trabajador es un cese del contrato de trabajo por su propia voluntad, por lo que no tendrá derecho a solicitar una indemnización por fin de contrato, como por ejemplo a la que se tiene derecho cuando se termina  un contrato temporal.   En la baja voluntaria no hay indemnización.

Lo que si tiene que haber es el cálculo del finiquito, que no es otra cosa que liquidar las cantidades pendientes entre empresa y trabajador, como por ejemplo a favor del trabajador: los días del mes trabajados y aún no cobrados en nómina, horas extra pendientes de pago, vacaciones no disfrutadas, pagas extra no percibidas, etc.  A favor de la empresa podría haber adelantos que haya hecho la empresa al trabajador, días de más de vacaciones que se hayan disfrutado, penalizaciones por no comunicar la baja voluntaria con preaviso, etc.

Al final, se liquidan las cuentas y el resultado es una cantidad o finiquito que puede ser a favor del trabajador,  o en algunos casos excepcionales, a favor de la empresa. Sobre el finiquito, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones. 

5. La baja voluntaria supone renunciar temporalmente a poder cobrar el paro.

Cuando un trabajador presenta su dimisión, esto no se considera “situación legal de desempleo”, ya que las prestaciones del paro protegen al trabajador que ha perdido su empleo por razones ajenas a su voluntad, no por sus propios deseos.

Tras una baja voluntaria no se puede pedir el paro de forma inmediata, aunque el trabajador tenga suficientes cotizaciones por desempleo acumuladas y no consumidas

Las cotizaciones anteriores del trabajador no se pierden, pero para poder utilizarlas en el cobro del paro, el trabajador tendrá que volver a cotizar por desempleo con uno o varios nuevos contratos de trabajo y que, ahora si, estos contratos no terminen por otra nueva dimisión, sino por causas ajenas a su voluntad, como un despido, la finalización de un contrato temporal, etc.

Sobre el número de días que será necesario volver a cotizar para poder cobrar el paro, no se especifica nada en la legislación, pero la jurisprudencia considera que tres meses de cotizaciones son suficientes.  Por debajo de esa cantidad, el SEPE también autoriza en algunos casos el cobro de la prestación, pero siempre haciendo un análisis detallado que descarte. la posibilidad de un fraude de ley para acceder a las prestaciones.


Cobrar el paro tras una baja voluntaria



Estoy de vacaciones y no quiero volver a la empresa ¿cómo se lo comunico?
5 (100%) 4 voto[s]


Te puede interesar


Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal. Contenido protegido con copyright.

¿Tienes alguna duda o comentario sobre el tema de este artículo?

Puedes contactar con los redactores mediante este formulario o en el Grupo de Facebook TOP LABORAL

| Política de privacidad (leer) | Condiciones de uso (leer) | Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital SL | Finalidad: Gestión de consultas y comentarios | Legitimación: su consentimiento expreso | Los datos que nos facilita estarán ubicados en los servidores de Dinahosting | Derechos: Tiene derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos en info@gestiontecnicadigital.com
 


Suscríbete a nuestro email