Véndete en un minuto. La técnica del elevator pitch

Cómo preparar un buen elevator pitch
 

 

 

A veces encontramos a la persona que nos puede dar trabajo en el sitio menos pensado.

En esos momentos es cuando te alegras de haber practicado la técnica del “elevator pitch” que te contamos en este artículo.


 

¿Qué es la técnica del “elevator pitch”?

 
Un  elevator pitch o elevator speech  es un tipo de discurso que tiene como objetivo vender bien algo: una idea, tu empresa o a ti mismo. También se puede definir como una técnica a la hora de hacer la presentación breve de un proyecto para que resulte convincente.

Su nombre es un juego de palabras que significa ” el discurso del ascensor “ y simboliza muy bien su principal característica: una conversación breve como las que tienen lugar en los ascensores.  Normalmente en los ascensores se comentan temas sin trascendencia, pero imagina que coincides en el ascensor (o en la cola del cajero del supermercado) con un empresario que sabes que está buscando empleados con tu perfil profesional.  ¿Serías capaz de captar su interés en un minuto para cerrar con él una entrevista personal o el envío de tu curriculum?

La técnica del elevator pitch es una herramienta que puede venir bien a cualquier: ya sea un autónomo que necesita captar clientes, una persona que está buscando empleo y quiere presentarse como el mejor candidato ante un reclutador o un emprendedor que busca inversores. En ciertas profesiones, como la de comercial, también es importante dominar esta técnica y los mejores vendedores son expertos en ella, aunque no lo hagan conscientemente.
 
Aprovecha cada segundo
 
En el trayecto entre un piso y otro no da tiempo a mucho pero ¿y si aprovechásemos esos escasos 20 ó 60 segundos a presentar nuestro proyecto? Esto debió ser lo que se planteó el creador de esta técnica que se popularizó en los 80 en Estados Unidos. Desde entonces, es un clásico que se estudia en las escuelas de negocios.

Por otro lado, hay muchas empresas que han dejado de hacer entrevistas de trabajo clásicas y recurren a métodos más originales. Es decir, que se llame discurso de ascensor no significa que sólo se vaya a producir en un ascensor sino que es un mensaje breve y convincente que tienes que tener preparado para cualquier momento. Puede ocurrir que te encuentres con una persona de Recursos Humanos de la empresa donde te interesa trabajar en la calle o en un evento. En un mundo tan conectado como el actual y en el que está tan de moda el networking (hacer contactos) no sería raro. Por eso, tener preparado un elevator pitch te ayudará mucho en cualquier situación.

 

Consejos para lograr un mensaje claro, emocionante y persuasivo

 
Aunque suene contradictorio, el mejor truco para que algo salga natural y espontáneo es haberlo preparado. El elevator pitch es una técnica y como tal hay que trabajarla. No se trata de decir lo primero que se nos ocurra sino todo lo contrario: un resumen en el que todo está estudiado palabra a palabra.

El tiempo de que dispones es el mismo que una conversación de ascensor. Es decir, calcula entre 20 segundos y 2 minutos. Los expertos recomiendan tener preparados varios discursos de ascensor de distinta duración, por si acaso.


 

 
 

Aquello que comuniques tiene que resultar interesante. Engancha a tu interlocutor y déjale con ganas de saber más de ti o de la idea que le presentas. Sin un objetivo claro, el resto del mensaje no tendrá sentido. Por eso, pregúntate: ¿qué quiero conseguir con mi elevator pitch?

Lo que dices es importante pero cómo lo dices también lo es. Si pones pasión y muestras entusiasmo en aquello que estás contando, convencerás mucho más.

Junto a tus palabras, tus gestos son fundamentales para transmitir bien tu mensaje, por eso debes cuidar el lenguaje no verbal. Para ello, hay que controlar los nervios y evitar titubear o bajar la mirada porque indicará inseguridad. No te cruces de brazos y muéstrate natural. Tampoco invadas el espacio de la persona con la que hablas, con tus brazos o tus manos, sino que tienes que conseguir que se sienta cómoda.

La despedida es clave. Lleva siempre tarjetas de visita contigo y al despedirte pídele la suya también. Sin resultar agobiante, dile que tienes interés en organizar un encuentro con más tiempo para continuar hablando. Si lo has hecho bien, se pondrán en contacto contigo rápidamente.

 

Pasos para preparar un buen elevator speech

 
1. Escríbelo primero

Redacta brevemente tu discurso. Cada uno, en función de las necesidades que tenga lo enfocará de una manera o de otra: despertar el interés de posibles clientes, si estás promocionando tu empresa; o conseguir que te contraten, si estás buscando trabajo.

Esta redacción tiene que tener una buena estructura, para que no se te olvide nada importante. Lo primero siempre es saludar de forma educada y presentarte (si es una persona desconocida) y después, por medio, de un dato o una frase que llame su atención, compartir tu mensaje.

2. Apréndetelo

Si tienes en la mente este discurso, podrás reproducirlo en el momento en el que lo necesites. Memoriza las partes fundamentales, no todo entero.  Tu discurso del ascensor debe ser flexible, para poder adaptarse a cualquier situación.

3. Ensaya y ensaya

Imagina que te encuentras con la persona que te dará trabajo, con el inversor que pondrá capital para montar tu negocio o con el cliente que te va a contratar. Escenifícalo con ayuda de alguien y repite tu discurso hasta que suene convincente y natural; y sin pasarse del tiempo previsto (20 segundos, 1 minuto y 2 minutos – como decíamos antes, prepara tres tipos de discurso).

 

¿Sirve esta técnica si estás buscando trabajo?

 
La persona que te ofrecerá trabajo puede aparecer en cualquier momento y la gran mayoría de los empleos se consiguen en lo que se llama “mercado oculto del trabajo”.  Son oportunidades que no se publican en los portales de empleo, sino que surgen a través de contactos personales y hay que estar preparado. No siempre puedes tener a mano un CV pero sí puedes compartir una presentación convincente sobre ti mismo.

En una reunión con amigos, en la que de pronto se incorpora alguien que casualmente trabaja en un departamento de Recursos Humanos; en una Feria de Empleo, en la que te encontrarás con reclutadores en busca de personal o en una entrevista de trabajo, ante cualquier pregunta genérica del tipo “¿a qué te dedicas?”, si tienes preparada una respuesta del estilo del elevator pitch, podrás resultar un candidato atractivo en pocas palabras.

 

Emprendedores: 4ª edición del Concurso Nacional Elevator Pitch

 
Para los emprendedores, esta es una herramienta tan importante que la Asociación de Viveros e Incubadoras de Empresas organiza por cuarto año el Concurso Nacional Elevator Pitch para emprendedores. La finalidad es ofrecer a todos aquellos que quieran dar a conocer su proyecto, una plataforma en la que presentarlo y empezar a captar financiación.

Los participantes tienen que registrarse y subir un vídeo de su discurso, en el que venderán su negocio lo mejor posible, a la página web www.myelevatorpitch.es, como indican las bases del concurso.

Entre los vídeos enviados, el jurado elegirá los 40 mejores que tendrán que competir en la final. Esta se celebrará el 25 de mayo en el Teatro Real de Madrid y en ella los 40 seleccionados tendrán que presentar su discurso en directo, delante de los expertos. Una vez que los concursantes lo presenten, el jurado seleccionará a los tres proyectos ganadores.

En este vídeo, puedes ver al ganador del primer premio de la pasada edición.

 



 

Todos los Servicios Autonómicos de Empleo tienen a lo largo del año cursos de orientación laboral en los que practicar con expertos cómo hacer un buen elevator pitch, pero desde este mismo momento puedes encontrar en Youtube muchos ejemplos y técnicas y comenzar a preparar el tuyo. Quizá mañana pueda surgir una oportunidad y hay que aprovecharla.

 


 

Otros artículos que te pueden interesar:

Un artículo de María José Sánchez Gómez de Orgaz

Periodista. Redactora en la sección de actualidad, empleo y emprendimiento.

Si te ha parecido interesante, comparte este artículo en tus redes sociales

Loentiendo no es una web oficial ni depende de ninguna administración pública. Es un foro gestionado por colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre con las disposiciones publicadas en los Boletines Oficiales (legislación española), los Servicios Públicos de Empleo o con su asesor legal.

 



Hay 2 comentarios en “Véndete en un minuto. La técnica del elevator pitch

  1. Buenos días,
    Trabajé por ETT 8 meses en una empresa y luego por la empresa con contrato de 6 meses que se prorrogó otros 6. Dejaron de contar conmigo por no hacer indefinidos. A los pocos días empecé a trabajar por ETT en otro sitio. Total, tengo 693 días cotizados, a falta de 27 días para entrar en otro tramo de duración de la prestación. No la he solicitado pero no sé cuándo caduca. Me interesa solicitarla para completar mis ingresos mensuales por los días que no trabajo. Cuándo caducan esos días cotizados? No quiero perder la posibilidad de solicitarlo.
    Muchas gracias

    • Buenos días. Se puede pedir una prestación por desempleo con las cotizaciones que se tengan sin consumir en los últimos seis años, es decir, el plazo de “caducidad” de una cotización por desempleo son seis años. Tiene más información en…  [ ] Se responde al lector por email (ref. 132851)

 

Comentarios

Esta página es independiente. No es una web oficial y no tiene relación con los Servicios Públicos de Empleo.

* Al enviar su comentario acepta las condiciones de uso y privacidad (+info).