Los whatsapp como prueba del trabajador en un juicio laboral | Laboral 2022 | Loentiendo

Los whatsapp como prueba del trabajador en un juicio laboral

¿Puede el trabajador aportar un whatsapp como prueba a su favor en un juicio laboral?

 

¿Qué pruebas válidas en un juicio laboral?

 
En un juicio laboral el trabajador y la empresa pueden utilizar todos los medios de prueba necesarios, siempre que sean legales. Dentro de estos medios de prueba están incluidos, además de los documentos en formato papel, los procedimientos de reproducción de la palabra, de la imagen y del sonido o de archivo y reproducción de datos, entre los que se podría encontrar los mensajes de Whatsapp. El trabajador puede utilizar distintos medios de prueba siempre que no se hayan obtenido de forma ilegal o violando los derechos fundamentales.
 

Los Whatsapp como prueba

 
Como hemos visto, se pueden utilizar todos los medios de prueba que sean legales y entre ellos un correo electrónico o una conversación telefónica. Si se utilizan como prueba de juicio,  no se vulnera el secreto de las comunicaciones siempre que se esté aportando una conversación de la que el trabajador sea partícipe. Lo mismo sucede con los Whatsapp; se puede aportar como prueba una conversación que se haya tenido con el jefe, con un superior jerárquico o con un compañero.
 
Poco a poco los Juzgados y Tribunales van adaptando sus criterios a los avances que se van produciendo en las nuevas tecnologías y los modos de comunicación de la sociedad. Ya hay muchas sentencias que reconocen el valor probatorio del Whatsapp, como la del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Galicia de 25 de abril de 2014 o el TSJ Andalucía de 23 de junio de 2015 (pdf) donde se admite el Whatsapp como prueba, o en las que directamente se incluyen en los hechos probados parte de las conversaciones mantenidas mediante este servicio de mensajería, como la Sentencia del TSJ de Madrid de 14 de octubre de 2015 (pdf).

 

¿Cómo aporto las conversaciones como prueba?

 
Muchas veces a la hora de aportar las conversaciones como prueba se tiene el problema de cómo hacerlo: ¿enseñando el móvil en el juicio? ¿Pantallazos del móvil? ¿Imprimir la conversación?
 
Normalmente la mejor opción es mandar la conversación desde la aplicación del whatsapp al por correo electrónico, ya que de esta forma se recibe en el correo toda la conversación en la que consta quienes han hablado, cuando se ha hablado, qué se ha dicho, y los documentos y fotos que se han mandado. La manera de enviarlo es manteniendo pulsado la conversación hasta que se despliega un menú en el que sale la opción de enviar la conversación por correo.
 
Otra opción es hacer pantallazos de la conversación (imprimiéndola como si fuera una captura de imagen), que puede servir si la conversación no ha sido muy larga o es puntual.
 
No es una práctica habitual llevar el móvil al juicio y que el Juez lo vea y pueda leer allí las conversaciones, aunque se ha admitido en alguna sentencia, como la del TSJ del País Vasco de 23 de septiembre de 2014 (pdf). Otra opción, tampoco demasiado frecuente, es intentar que el Letrado del Juzgado (el anteriormente llamado Secretario Judicial) levante un acta del contenido de la conversación, aunque es muy difícil que esta opción sea aceptada por el Juzgado.

 

Problemas que pueden surgir con los Whatsapp como prueba

 
De la aportación como prueba de una conversación de Whatsapp pueden salir muchos problemas, veamos los más habituales.

  • ¿Con quién se ha tenido esa conversación?

Cuando se envía la conversación por correo o se hacen pantallazos, aparece como remitente de los mensajes el nombre con el que se tiene guardado ese contacto, y se puede poner cualquier nombre. Por lo que es recomendable que a la hora de aportar estas conversaciones se borre el nombre con el que se tiene guardado al contacto con el que se ha mantenido la conversación, y que aparezca el número con el que se ha mantenido dicha conversación. Luego habrá que demostrar que ese número pertenece a la empresa, que se podrá hacer o bien a través del interrogatorio del empresario, o si consta en algún lado p como página web de la empresa o algún documento o pidiendo un oficio a la operadora de teléfono para que indique el titular de la línea.

  • Problema de la manipulación de la conversación

Uno de los graves problemas que tiene la aplicación Whatsapp es la posibilidad de manipulación de sus mensajes, ya que la empresa que gestiona esta herramienta no guarda copia de los mensajes enviados y es posible que la parte contraria alegue que no se pueden considerar como prueba porque han podido ser manipulados.
 
En ese caso, la parte que indique que los mensajes han sido manipulados, tendrá que demostrar tal manipulación. Si durante el juicio laboral impugna la prueba, alegando que es falsa, el Juez debería de interrumpir el procedimiento laboral y dar plazo para que se presente una querella penal por falsedad de documento privado. Y el procedimiento laboral quedará pendiente del resultado del procedimiento penal a la hora de valorar esa prueba.
 
Pero esta manipulación que puede hacerse de una conversación de Whatsapp es la misma que puede hacerse de correos electrónicos, documentos en formato papel, conversaciones telefónicas, etc, por lo que corresponderá al juez valorar la veracidad de cada prueba.
 
Una forma de intentar evitar que la prueba aportada mediante la conversación de Whatsapp sea impugnada es aportarla a través de un acta notarial. Para esto es necesario contratar a un notario para que de fe del contenido de la conversación, de entre qué números se ha mantenido, la fechas… De esta forma no se demuestra que la conversación no ha sido manipulada, pero al menos la prueba tiene más peso, se demuestra que ha existido una conversación, aunque haya que acarrear con los costes que puede suponer el notario.
 
Otra opción, si se impugna la prueba, es pedir como Diligencia Final que el juez de plazo para que después del juicio se pueda contratar a un perito que demuestre la veracidad de la prueba aportada.
 
Las opciones para utilizar esta prueba son varias, con distintos costes, y su utilización dependerá de la estrategia utilizada y del resto de pruebas que se puedan tener.

 

 

¿Qué valor tiene la prueba aportada por Whatsapp?

 
Lo que considere el Juez. El Juez primero tiene que admitir las pruebas que se proponen, siempre que sean relativas a los hechos del juicio y sean relevantes. Luego, al acabar el juicio valorará todas las pruebas aportadas por el trabajador y la empresa.
 
El valor probatorio del Whatsapp dependerá de cada caso, de lo que se quiera probar y de si es coincidente con otras pruebas como puedan ser testigos, correos electrónicos, etc.  También es relevante si la parte contra la que se presente lo reconoce o no como prueba.
 
Como hemos visto, este tipo de pruebas pueden ser polémicas y plantearse dudas sobre su manipulación. Por ello, es preferible que no sean la única prueba, sino que sirvan de apoyo y complemento a otros medios probatorios.
 

Compártelo