La cotización a la Seguridad Social durante el paro


 

 

¿Los meses en los que se cobra el paro sirven para la jubilación? ¿Se tiene derecho a asistencia sanitaria si se cobra una prestación o subsidio?
Respondemos a todas estas preguntas en el siguiente artículo.


 

Las cotizaciones a la Seguridad Social dependen de en qué situación se encuentre el desempleado, es decir, si está cobrando una prestación contributiva o bien un subsidio por desempleo.

 

a) Cotizaciones mientras se cobra la prestación contributiva ( el paro)

 
Cuando se recibe la prestación contributiva por desempleo el Servicio Público de Empleo Estatal ingresa las cotizaciones  por jubilación, invalidez permanente, muerte y supervivencia, incapacidad temporal, protección a la familia y asistencia sanitaria. No se cotiza por desempleo, accidente de trabajo y enfermedad profesional, Fondo de Garantía Salarial y Formación Profesional.
 
Esto es importante porque significa que mientras cobramos el paro tenemos garantizada la asistencia sanitaria y esos meses cuentan en la vida laboral como cotizados para la jubilación y también sirven para las prestaciones de viudedad, maternidad, paternidad.

 
En la nómina del desempleado que recibe el paro se descuentan una serie de conceptos:

  • La retención del IRPF, que varía en función de los hijos que se tengan (entre un 8% y un 17%)
  • La cuota de Seguridad Social que paga el desempleado:  De la cuota que le correspondería pagar entera a un trabajador en activo el 65% lo paga el desempleado y el 35% restante lo aporta el SEPE).

 

¿Por cuánto se cotiza a la Seguridad Social?
 
Durante la percepción de la prestación por desempleo, la base de cotización a la Seguridad Social será la propia base reguladora de la prestación por desempleo, con respeto, en todo caso, del importe de la base mínima por contingencias comunes prevista para cada categoría profesional. 
 
Hablamos, por lo tanto, de la base reguladora de la prestación, es decir, no de lo que de verdad cobra el desempleado (70% de la base los seis primeros meses y 50% a partir del séptimo).
 
  Tanto el SEPE como el trabajador, cotizan a la Seguridad Social por la base de cotizaciones que tuvo el trabajador durante los últimos 180 días antes de cesar en el trabajo.
 
Resumiendo lo que paga cada uno en la prestación contributiva:
 

  • El SEPE paga:  la cuota del empresario (23,60 % de la base de cotización).
  • Al desempleado se le descuenta de la prestación el 100%  la cuota que habitualmente pagan los trabajadores en activo (4,70% de la base). Antes de la reforma de agosto de 2012 el SEPE asumía una parte de la cuota del trabajador (el 35%) pero ahora no, el desempleado paga toda la cuota como trabajador.  (Art. 273 LGSS)

En la práctica, el SEPE ingresa en la Seguridad Social todo, lo que aporta más lo que le descuenta al trabajador en el pago de la prestación.

 

b) Cotizaciones mientras se cobran subsidios y ayudas por desempleo

 
La situación es distinta, ya que cuando se cobra un subsidio no hay cotización a la Seguridad Social.  Desde 2009 se garantiza la asistencia sanitaria y las prestaciones familiares a todos aquellos desempleados que cobran un subsidio, pero ya no se cotiza para jubilación ni el resto de contingencias.
 
En determinadas circunstancias es posible suscribir un convenio especial con la Seguridad Social, de tal forma que sea el trabajador el que pague mensualmente su cotización para cumplir los requisitos y poder tener una pensión.
 
Hay una excepción en la que un subsidio si cotiza por jubilación. Es el caso del subsidio para mayores de 55 años (antes 52) o el de los trabajadores fijos discontinuos de esa edad,  dado lo próximo que está el trabajador a alcanzar la edad para recibir una pensión. Antes el SEPE cotizaba por el 125% del tipo mínimo de cotización vigente, pero desde el 1 de agosto de 2012 se ha reducido esa cotización al 100%.  El tope mínimo de cotización varía cada año. Aquí puede ver los importes actualizados.

 

c) Inscrito como demandante de empleo pero sin cobrar ninguna ayuda

 
En este caso tampoco hay ningún tipo de cotización. La Ley General de la Salud Pública garantiza la extensión de la cobertura sanitaria para todos aquellos desempleados que hubieran agotado una prestación o subsidio por desempleo.

 

Un artículo de la redacción de Loentiendo.com

Abogados, Graduados Sociales y redactores especialistas en derecho laboral.


¿Has encontrado algún error en el artículo? Comunicalo pulsando aquí

DMCA.com Protection Status
Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.