Lectura recomendada: “¿Quién se ha llevado mi queso?”

Quien se ha llevado mi queso. Lectura recomendada
 

 

 

El miedo a empezar de cero cuando creemos tener todo lo que nos importa asegurado.”¿Quién se ha llevado mi queso?” El cuento para enfrentar los cambios.

 

En el año 1998 Spencer Johnson, M.D publicó este libro y casi 30 años después, es un clásico que con lenguaje sencillo y formato muy reducido, sigue estando de total actualidad.
 
Con sólo tres capítulos abarca todos los ángulos desde los que las personas afrontamos los cambios y la cantidad de estados por los que pasamos. Las posibilidades de este libro son tan infinitas, como el número de personas que lo leen y sacan sus propias conclusiones.
 
Por ese motivo la elección ha sido hacer un breve resumen de la narración del cuento y dejar a cada uno, que explore los otros dos capítulos, no menos valiosos. Si ya lo has leído, te recomendamos que vuelvas a leerlo, a fin de cuentas ¿quién no pasa por etapas de todo tipo en su vida en este momento?
 
Y si aún no lo has leído, no pierdas la oportunidad porque no es sólo un libro de emprendimiento, es un libro de actitud ante la vida, ante el trabajo y sobre todo…. ante los cambios.
 

 Todo cambia cada vez más rápido a nuestro alrededor y hay que estar siempre vigilante, siempre dispuesto a adaptarse rápido.

 
Un grupo de amigos se reúne para hablar de como han ido sus vidas y uno de ellos les cuenta la breve historia de “¿Quién se ha llevado mi queso?”.  Para él ha sido un un cuento divertido, que le ha llevado manejar mejor el cambio y tras esa reflexión, comienza la narración.
 
4 personajes imaginarios: dos ratones y dos liliputienses, representan casi todo el abanico de actitudes que todos tomamos cuando nos enfrentamos a algún cambio importante, no cualquiera,  ese que llega cuando estás confortablemente situado donde querías.
 
Fisgón y Escurridizo son ratones que rastrean, olfatean y buscan en un laberinto una reserva de queso que les permita disponer de su alimento favorito todos los días. A diario se levantan pronto, se ponen sus zapatillas de correr y empiezan a rastrear el laberinto en busca de un buen “queso”. Cuando lo encuentran, continúan con la misma rutina; se levantan a la misma hora, se atan sus zapatillas “al cuello” por si se  ven en la necesidad de utilizarlas y mientras, disfrutan de la montaña de queso que han encontrado.
 
Por su parte Hem y Hope, empiezan del mismo modo. Se levantan muy temprano y dedican sus días a buscar una reserva de queso que les permita tener el que necesitan, todos los días. Cuando lo encuentran y creen que sus necesidades estarán cubiertas de forma indefinida, empiezan a modificar sus hábitos. Ya no se levantan tan pronto, se van levantando cada vez más tarde porque total, el queso está ahí. Saben dónde y cómo encontrarlo.
 
Trasladan sus hogares cerca del queso. Son felices porque tienen todo lo que necesitan, toda su vidas giran en torno a ese gran depósito de queso y “guardan las zapatillas” porque sienten que han logrado lo que merecen. Ya consideran que la reserva de queso, es de su propiedad.
 
Todos son felices durante un tiempo hasta que un día, cuando Hem, Hope, Fisgón y Escurridizo, llegan al depósito….¡¡está vacío!! No hay ni rastro del queso.
 

Anticípate al cambio. Prepárate para cuando se mueva “el queso”

   
 


 
Fisgón y Escurridizo, se calzan las zapatillas de correr que aún llevan en el cuello y comienzan a rastrear de nuevo el laberinto para encontrar más queso, tal vez diferente, pero que les permita comer. Lo intentan y no cejan en utilizar su instinto para lograrlo, por lo que todos los días sin excepción, recorren el laberinto olfateando y buscando sin descanso.
 
Por su parte Hem y Hope, quedan inmovilizados por el desconcierto“¿quién se ha llevado “su” queso? No hay derecho!”Era suyo y habían trabajado mucho para encontrar esa reserva de queso que les pertenecía. Entre quejas y análisis, quedan petrificados, inmóviles, no saben que hacer.
 
En lugar de salir corriendo a buscar otra, van perdiendo sus fuerzas tratando de encontrar una explicación a lo que ha sucedido. Quieren que todo vuelva a ser como antes, que les devuelvan su queso y creen que esperando eso llegará.
 

Adáptate al cambio con rapidez. Cuanto más rápidamente te olvides del Queso Viejo, antes podrás disfrutar del Queso Nuevo.

 
La diferencia empieza  cuando Hope propone salir a buscar más queso, ya que está claro que el que ha desaparecido y no va a volver por si sólo. Quizá había alertas que no habían visto y que indicaban que el queso estaba desapareciendo lentamente, sin que se diesen cuenta.
 
Por su parte, Hem se niega a salir al laberinto porque tiene miedo al ridículo, a que el esfuerzo sea mayor de lo que se siente capaz, a no saber adaptarse, al fracaso…y compartiendo y contagiando todos esos miedos, mantiene a Hope a su lado. Cuando ya las fuerzas por la falta de alimento fallan, Hope toma una decisión; salir de nuevo al laberinto.
 
Le pide a Hem que le acompañe, porque está convencido de que juntos lograrán antes su objetivo, pero Hem se niega y Hope, comienza solo su nuevo camino.
 


 

 
 

Cambia, muévete con el Queso

 
Es duro, siente solo, desanimado y cree que no va a poder lograrlo, pero a medida que va viendo despojado de sus miedos, comienza a sentirse más seguro. Ese es el camino y conseguirá nuevo queso.
 
No deja de pensar en qué será de Hem, pero avanza y avanza a través del laberinto, hasta que encuentra unos pedazos de queso, que le estimulan a seguir buscando.
 
Durante toda su nueva aventura, reflexiona sobre lo que sucedió y llega a la conclusión de que realmente no estuvieron lo suficientemente alerta. No se dieron cuenta de que las reservas bajaban, de que ya empezaba a saber a rancio, de que habían dejado de prestar atención al entorno y toma una decisión: si encuentra una reserva de queso nunca dejará de observar y de estar atento para poder tomar decisiones cuanto antes. Lo último que quiere es volver a tener que pasar por esa situación.
 

Controla el cambio. Olfatea Queso con frecuencia para saber cuándo se vuelve rancio


 
Y lo consigue. Hope encuentra una reserva de queso en la que ya están Fisgón y Escurridizo. Esta vez se deja “colgadas las zapatillas al cuello” y permanecerá listo para el siguiente cambio.

 

Todos hemos sido y somos, alguno de esos personajes del cuento. Siempre que nos enfrentamos a un cambio de todo tipo: familiar, social o laboral, al principio protestamos y nos aferramos a lo que en el fondo, sabemos que no va a volver. Es el caso de Hem.
 
Quienes superan esta primera fase de miedos y temores, totalmente razonables aunque paralizantes, consiguen alcanzar su objetivo aunque con un poco de retraso. El mejor ejemplo es Hope.
 
Y por último están aquellos que saben que el cambio es inherente a la vida, al ser humano y a todo tipo de entornos, ya sean laborales o no. Y así son Fisgón y Escurridizo, que jamás dejan de estar pendientes de todo lo que sucede a su alrededor, para que en cuanto haya el más mínimo indicio de cambio, salir “corriendo” y adaptarse cuanto antes.
 
Estos son quienes hacen del cambio su forma de vida y es una excelente vida.
 

Prepárate para cambiar con rapidez y para disfrutarlo una y otra vez. El Queso no cesa de moverse

 
Tras leerlo tendrás una opinión  ¿la compartes con nosotros? Si aún no lo tienes, puedes comprar el libro a través de este enlace de Amazon : “¿Quién se ha llevado mi queso?”

 

Todos los viernes comentamos y  recomendamos un libro que hemos leído y nos ha parecido interesante. Incluimos un enlace a través del cual puedes comprarlo en Amazon.  Para ti no supone ningún coste adicional y a nosotros nos reporta una pequeña comisión que nos ayuda a mantener esta y otras secciones del blog. Si quieres leer un buen libro y al mismo tiempo colaborar con nosotros, ésta es una buena forma de hacerlo.

 

Otras lecturas recomendadas

 

Un artículo de Ruth Álvarez

Documentalista y redactora de contenidos

Si te ha parecido interesante, comparte este artículo en tus redes sociales

 

 

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes, no es una página oficial. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

 



Hay 2 comentarios en “Lectura recomendada: “¿Quién se ha llevado mi queso?”

 

¿Quieres dejar un comentario?

* Recuerda que esta es una página independiente que no tiene ningún tipo de relación con la Administración. Al enviar el comentario aceptas las condiciones de uso y privacidad (+info).

  1. La verdad es que casi todo lo que he visto sobre este libro es bueno, tengo una pequeña cafeteria y es complicado mantenerse al día: la imagen en internet, he incorporado cuadros a la venta de artistas locales… Voy a comprar el libro, seguro que me inspira y se me ocurre algo más, hay que mantener los pequeños negocios.

  2. Lamento que se recomiende un libro tan poco recomendable. No dispongo de tiempo, aunque sí de ganas, para hacer un análisis de este texto que tuve el dudoso honor de leer hace unos quince años, cuando corría de mano en mano entre mis alumnos. No aconsejo su lectura.

     
    Respuesta de Oscar de las Heras, coordinador de la página web.

     
    La agradezco su comentario, Jaime, aunque hubiera sido más útil para el resto de lectores si diera algún argumento a su crítica. Yo no ando más sobrado de tiempo que usted, pero aún así me voy a permitir dar un par de argumentos por los que yo si recomiendo el libro, y luego, como no podría ser de otro modo, que cada cual decida.

     
    – El libro, que está escrito en forma de fábula y en un lenguaje muy sencillo y fácil de leer, se centra básicamente en la idea de la necesidad de adaptarse al cambio, o lo que ahora todos los coach llaman “salir de la zona de confort”.

     
    La sociedad actual está cambiando a tal velocidad y en todos los órdenes (profesional, educativo, laboral) que ya no es suficiente con “tener la cintura suficiente” para adaptarse a los cambios cuando se produzcan, sino que es imprescindible anticiparse a ellos.

     
    – El título del libro “¿Quién se ha llevado mi queso?” hace referencia a la expresión de asombro, incredulidad e impotencia de alquien que estaba acostumbrado a llegar día a día al mismo lugar y encontrarse allí su ración diaria de queso. A pesar de los indicios que apuntaban a que aquello no iba a durar de por vida, esta persona no fue capaz de anticiparse al cambio, y su mundo se derrumba cuando llega un día y descubre que su fuente de ingresos o de subsistencia, ha desaparecido.

     
    La historia está llena de personas y empresas que han pasado por ello. Los directivos de Nokia, una de las más prósperas y valiosas empresas tecnológicas hace diez años, debieron exclamar “¿Quién se ha llevado mi queso”? cuando en apenas un par de años su mercado desapareció, porque la competencia en la fabricación de teléfonos móviles (Apple, Samsung) supo anticiparse al cambio de gustos de los consumidores, hacia unos smartphones de pantalla táctil y multitud de aplicaciones en las que Nokia no creía.

     
    Muchos otros sectores profesionales se han encontrado, o se encontrarán en la misma situación: la banca tradicional frente a las fintech, las agencias de viajes frente a la venta online, los periódicos en papel frente a las publicaciones online. ¿Se acuerda usted cuando las compañias de teléfonos móviles nos cobraban 1 euro por cada fotografía (MMS) enviada de móvil a móvil?.

     
    Pero esto no es solo una cuestión de empresas, sino de personas y profesionales. Hoy en día nadie tiene su queso asegurado y lo fundamental es estar atento al entorno, al mercado, a la competencia, a las preferencias de los consumidores, de los empleadores, para anticiparse y adaptarse al cambio.

     
    Este libro, que bien se puede aplicar a casos como los que le he descrito, lo leyeron mis hijas adolescentes y lo entendieron a la perfección. El libro en sí no tiene ningún valor literario, pero creo que no es eso lo que se busca en este tipo de publicaciones, sino comprobar si son capaces, al menos, de hacer reflexionar al lector y proporcionarle un enfoque distinto sobre la realidad. En mi opinión este libro lo consigue.

     
    Un saludo.