Sobrecualificación ¿un problema para encontrar trabajo?

¿Estar sobrecualificado es un problema para encontrar trabajo?

Algunos consejos prácticos para evitar ser rechazado en ofertas de empleo por un exceso de formación.

La sobrecualificación en el trabajo

Uno de cada tres trabajadores está sobrecualificado

Actualizado: 16/12/2021

Se considera que un trabajador está sobrecualificado cuando realiza tareas que habitualmente están por debajo de su nivel de formación y experiencia.

Analizando los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), distintos estudios, como los de Asempleo, sitúan el nivel de sobrecualificación en España por encima del 38%.  Los trabajadores estarían desempeñando funciones en un puesto acorde a su formación estarían sobre el 50% y el resto, estarían infracualificados.

Estos datos revelan ineficiencias en el mercado de trabajo.  Hay trabajadores con conocimientos y experiencia que no se están utilizando, mientras que otros ocupan puestos de trabajo para los cuales no tienen una formación adecuada. Además, todos los años cientos de miles de ofertas de empleo se quedan sin cubrir por falta de profesionales cualificados.

La nueva generación de trabajadores está más formada que la anterior, ya que una gran parte cuenta ya con estudios universitarios superiores. Se suponía que esto iba a garantizarles la entrada directa en el mercado laboral pero las circunstancias económicas no lo han permitido.

Cuando la búsqueda de empleo se prolonga mucho en el tiempo sin resultados, quien se encuentra en paro rebaja sus expectativas y  comienza a enviar el curriculum a todo tipo de ofertas de trabajo, incluso si no se ajustan a su perfil perfil. Esto se puede explicar más fácil con un ejemplo:

Mario es Psicólogo, habla inglés y catalán y tiene un máster en Recursos Humanos. Sin embargo, hace ya cuatro años que acabó la carrera y no termina de estabilizarse en un trabajo. Al principio tuvo contratos en prácticas pero la empresa no le incorporó a la plantilla (no había dinero, le dijo la empresa). Por eso, además de seguir presentado su candidatura para puestos que exigen la titulación en Psicología o Recursos Humanos, también está echando currículos en otros tipo de trabajos que no exigen la formación específica que él tiene.

La última oferta de este tipo a la que Mario ha decidido presentarse es la de comercial para venta telefónica de seguros de hogar.   Tiene un amigo trabajando en esa empresa, al que le va bien. La empresa le dio un curso de formación de tres meses y está contento con su trabajo.

Mario ha decidido probar suerte.

La primera duda que se plantea Mario es si al enviar su candidatura a la empresa, debe incluir en el curriculum todo el detalle de su formación académica.

 

¿Es cierto que algunas empresas evitan tener trabajadores con un exceso de formación?

Aunque es algo que no se reconoce de forma directa, los expertos en Recursos Humanos reconocen que algunas empresas evitan contratar a trabajadores sobrecualificados. ¿Cuál es el motivo?

Siguiendo el ejemplo de Mario:

  • Objetivamente, analizando su curriculum, Mario no tiene experiencia en el mundo comercial y de los seguros. Es cierto que ha trabajado en el trato directo con el cliente gracias a sus prácticas como psicólogo pero si no ha trabajado en el sector es posible que sea rechazado.
  • Por otro lado, el responsable de selección de personal también puede creer que Mario está desesperado y lo que quiere es encontrar un trabajo lo antes posible, pero que a la mínima oportunidad de encontrar otro trabajo que le guste más o esté mejor pagado, se irá y con ello la empresa perderá el tiempo y los recursos que ha invertido en formarle para el puesto de comercial.
  • Algunas personas, a la hora de formar equipos de trabajo, son reacias a tener trabajadores con más formación que ellos.
  • La empresa puede considerar que Mario, en un futuro, les pedirá aumentos de sueldo o mejores condiciones laborales, argumentando su formación académica.

¿Qué se puede hacer si se está sobrecualificado para un puesto de trabajo?

Está claro que cuando no llegan las ofertas de empleo, hay que plantearse todas las opciones, incluso la de trabajar en trabajos de categoría inferior. Respecto al problema de la sobrecualificación, hay distintas teorías, pero la mayor parte de los orientadores laborales coinciden en una serie de recomendaciones:

  • Hay que tratar de presentarse como candidato a aquellas ofertas que mejor se adapten al perfil profesional. “Aceptar trabajar de lo que sea” no suele ser una buena estrategia a la hora de postularse. Ahora bien, si urge trabajar y se está dispuesto a realizar un tipo de tareas para las que no se necesita tanta formación, es razonable intentarlo, pero sin cometer errores.
  • El primer consejo es no mentir en el curriculum, eliminando estudios o experiencias laborales.  Tarde o temprano se termina conociendo la formación y experiencia profesional de un trabajador y mentir en el curriculum, tanto aportando capacidades que no se tienen, como ocultando otras, puede hacer que la empresa pierda la confianza en el trabajador.
  • Eso si, elimina de tu curriculum todo aquello sea absolutamente irrelevante y que no tenga ninguna conexión posible con el puesto a cubrir.

En el caso de Mario, si el año pasado obtuvo la titulación de monitor de buceo y estuvo trabajando un mes como socorrista en Ibiza, incluirlo en el CV no aporta nada y al contrario, puede restar.

  • Siempre es imprescindible adaptar la candidatura al puesto de trabajo que te ofrecen, poniendo énfasis en la experiencia, habilidades y capacidades que más puedan conectar con la oferta de empleo.

Es fundamental adaptar el curriculum a cada oferta de trabajo y esto es una tarea que puede llevar horas, pero demostrará a la empresa que el candidato está verdaderamente interesado en la contratación y le hará ver que la sobrecualificación no es un problema si se logran adaptar las capacidades y competencias del trabajador al puesto ofertado.

Siguiendo el ejemplo inicial,  Mario puede argumentar que su titulación en Psicología puede ser útil a la empresa para captar clientes.  Además de manejar bien la escucha activa, está acostumbrado a tratar con personas muy diversas. En su trabajo como comercial, su formación le puede ayudar a la hora de clasificar a los potenciales clientes y ofrecerles productos personalizados que se ajustan mejor a sus necesidades.

  • La carta de presentación en estos casos es muy importante. Explícales por qué te interesa trabajar en esa empresa y qué es lo que puedes aportar. Describe tus habilidades y los rasgos de tu personalidad que más pueden encajar con ese puesto. Y por supuesto, que se vea tu entusiasmo por trabajar en esa compañía.

 

Más información que te será de utilidad

20 alternativas para buscar trabajo en 2021

10 claves para encontrar empleo tras la Universidad

10 consejos para enviar un curriculum por email

 

Compártelo