¿ Qué es y cómo funciona Airbnb?

¿Qué es Airbnb?
 

 

 

Airbnb está cambiando las reglas del negocio de alquileres vacacionales. Veamos el porqué y cómo funciona esta empresa.

Modelos de economía colaborativa como éste son cada vez más frecuentes y han colocado a la sociedad en un difícil dilema.

¿Qué es Airbnb?

 
Airbnb es una plataforma que pone en contacto a personas que quieren ofrecer sus viviendas en alquiler, con huéspedes que necesitan alojamientos temporales. Como todo modelo de negocio basado en el consumo colaborativo, necesita de varias partes para funcionar: los propietarios de las viviendas (los anfitriones), los huéspedes y entre ambos, Airbnb, que pone en contacto directamente a unos y otros a través de su plataforma en Internet. Y fruto de esa relación entre las tres partes, surge una cuarta: la comunidad de usuarios de Airbnb, que intercambia información sobre las experiencias que han tenido, de modo que viajeros y anfitriones comparten opiniones y consejos.
 
La filosofía de Airbnb es sencilla. Anfitriones que alquilan sus casas durante un tiempo a huéspedes que van a pasar unos días en ese lugar. Pero dentro de este funcionamiento hay un mundo de posibilidades. De hecho, ya es una realidad que Airbnb ha revolucionado el turismo global en menos de 9 años de vida.

   
 

En la reciente Feria Internacional de Turismo (FITUR) celebrada en Madrid, Airbnb fue uno de los temas de conversación (y preocupación) entre los profesionales, que la acusan de competencia desleal y de poner en riesgo a todo el sector, clave en la economía de muchos países, como España.


 

¿Cómo funciona Airbnb?

 

Funcionamiento para los anfitriones

El anfitrión es la persona que ofrece su domicilio en alquiler. Para ello, contacta con la plataforma a través de la web www.airbnb.es, pulsa el botón “Conviértete en anfitrión” y rellena los formularios paso a paso. Lo primero que llama la atención es que no es obligatorio compartir el domicilio entero, sino que es posible indicar qué partes son compartidas (una o varias habitaciones, baño, armarios, lavadora…) y cuáles no. De hecho, la idea de crear esta plataforma surgió a raíz de compartir un colchón hinchable y el desayuno en un apartamento de San Francisco.

Con el paso del tiempo, los emprendedores  de esta Startup se dieron cuenta de la importancia de la calidad de las fotos para la decisión de alquilar uno u otro alojamiento. Así, añadieron el servicio de sesión de fotos del alojamiento, que en algunos lugares ofrecen de forma gratuita a los anfitriones para ayudarles a dar a conocer sus viviendas .

A priori es muy sencillo comenzar a ganar dinero gracias a Airbnb, pero como veremos más adelante, si no conocemos e incumplimos la normativa vigente sobre alquiler de viviendas vacacionales en nuestra localidad nos podemos llevar alguna que otra sorpresa.
 


 

 
 

Funcionamiento de Airbnb para huéspedes

El huésped es la persona que busca alojamiento. El funcionamiento es el siguiente:

  • Lo primero es utilizar el buscador de la web, para indicar el lugar, las fechas y el nº de personas que van a viajar y necesitan alojamiento.
  • Es posible filtrar los resultados para que cumplan los requisitos que buscamos: apartamento entero o habitación individual, rangos de precios, Wi-Fi…
  • Una vez que se ha filtrado y decidido un alojamiento, toca reservar. Para ello solo hay que indicar algunos detalles y realizar el pago. En el caso de alquilar el alojamiento entero, el anfitrión debe indicar la forma de recoger las llaves.

El proceso de reserva es parecido al de un hotel a través de cualquier web, con la diferencia de que se trata de residencias particulares.

 

El modelo de negocio. ¿Cómo gana dinero Airbnb?

Airbnb cobra una comisión tanto a anfitrión como al huésped por cada reserva realizada a través de su plataforma y hace de intermediario en el pago.

Un aspecto fundamental de los modelos multiplataforma son las valoraciones de los usuarios, que servirán para recomendar o no un alojamiento a otras personas. Para que de verdad sean útiles, estas valoraciones deben ser reales y constructivas y para garantizar la veracidad de las opiniones, un alojamiento solo puede ser valorado por huéspedes que se han alojado en él, y un huésped solo por el anfitrión que lo ha alojado.

La experiencia de usuario también es primordial en este tipo de plataformas. Desde que un usuario entra a la web hasta que reserva un alojamiento debe sentirse cómodo y guiado. Airbnb cumple perfectamente con esta condición, haciendo que su web sea intuitiva y sencilla hasta para las personas menos acostumbradas a las nuevas tecnologías.

Al final, se trata de crear una comunidad basada en la confianza, el elemento clave” para el fundador de Airbnb, y en que se comparten experiencias, opiniones e información.

 

Las cifras de Airbnb 

Desde su lanzamiento en noviembre de 2009, Airbnb ha alcanzado datos estratosféricos que han hecho temblar a la industria la hotelera:

  • Más de 2 millones de alojamientos repartidos en 190 países.
  • Más de 60 millones de viajeros hospedados.
  • Actualmente esta empresa está valorada en más de 30.000 millones de euros.
  • Barcelona es el 4º destino de Europa con más oferta. Por ejemplo, en el pasado World Mobile Congress de Barcelona, un 20% de los asistentes se alojaron usando esta plataforma.


 

Principales problemas

Pisos ilegales y competencia desleal. 

Como hemos comentado al principio del artículo, ofrecer un alojamiento en alquiler supone cumplir una normativa, cosa que no siempre ocurre. Por ejemplo, en el caso de Barcelona, el ayuntamiento impuso  una multa de 600.000 euros a Airbnb y cerró centenares de viviendas que no tenían los permisos en regla. Sin embargo, en diciembre del año pasado, el juzgado  nº 11 de lo contencioso-administrativo anuló la primera de las sanciones municipales contra la compañía. La sentencia no es firme y la batalla judicial no ha hecho más que comenzar.

La ciudad se debate entre los partidarios de permitir esta actividad, que supone una fuente de ingresos importante y necesaria para muchas personas y sus detractores. Entre estos últimos, los vecinos denuncian que el aumento de alquileres vacacionales hace que en algunas zonas el motivo del viaje sea el ocio nocturno. Al no haber un control directo sobre los huéspedes, hay ciertos barrios, como La Barceloneta, en los que el alcohol, el ruido y otras molestias para los residentes habituales son continuas. También los hoteleros claman contra este nuevo competidor. Las rentabilidad que los propietarios obtienen por el alquiler a través de Airbnb, muy superior a la de los alquileres tradicionales, ha hecho que inversores profesionales estén entrando en el sistema y se adquieran viviendas con la única finalidad de arrendarlas con este sistema.

El programa “Equipo de Investigación” de La Sexta” realizó hace poco más de un año un interesante reportaje sobre esta compañía, analizando este fenómeno mundial desde distintas perspectivas.  Los proyectos de economía colaborativa han aumentado en los últimos años. Su filosofía es hacer posible que unas personas colaboren con otras con las que tienen intereses comunes, ofreciendo lo que necesitan. De esta forma la riqueza se distribuye de forma más equitativa … pero no es oro todo lo que reluce. Ciudades como Nueva York han restringido la actividad de Airbnb y gobiernos, como el de Bélgica, han aprobado recientemente un gravamen del 10% a las empresas de economía colaborativa.
 
Todo proyecto disruptivo genera tensiones.

En el caso de los basados en sistemas de economía colaborativa, el conflicto de intereses a menudo surge con los profesionales afectados en cada sector. Los taxistas con Uber, las empresas de transporte de viajeros con Blablacar o los hoteles con Airbnb son algunos ejemplos. La regulación legal siempre va por detrás de la realidad y en este caso a mucha distancia. Hay abiertos procesos judiciales en todo el mundo, porque los legisladores no saben bien cómo regular estas nuevos modelos de negocio.

Las quejas de los profesionales tradicionales afectados son lógicas, pues muchos de los usuarios que ofrecen servicios en estas plataformas no cuentan con las licencias necesarias y compiten en el mercado de forma desleal al no tener que hacer frente a los costes que tiene una actividad regulada: solicitud de permisos y autorizaciones administrativas, cumplimiento de normativa, pago de seguros, impuestos, etc.
 

¿A favor o en contra?

 
La realidad es que el fenómeno es imparable. Cada vez son más las personas que utilizan los modelos de economía colaborativa, y la pregunta que surge es inevitable:  ¿se debería facilitar y regular el desarrollo de estos nuevos modelos de negocio? o por el contrario, ¿es necesario limitar su crecimiento para proteger a los más tradicionales?. ¿Cómo puede afectar a la economía y al empleo cada una de estas decisiones?

 

Un artículo de Carlos Antonio Fernández López y Oscar de las Heras

 

También te puede interesar:
 
¿De qué va esto del consumo colaborativo?. Un documental para tener las ideas claras.
 

Un artículo de la redacción de Loentiendo.com

Abogados, Graduados Sociales y redactores especialistas en derecho laboral.

Si te ha parecido interesante, comparte este artículo en tus redes sociales

 

 

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes, no es una página oficial. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

 



Hay 2 comentarios en “¿ Qué es y cómo funciona Airbnb?

 

¿Quieres dejar un comentario?

* Recuerda que esta es una página independiente que no tiene ningún tipo de relación con la Administración. Al enviar el comentario aceptas las condiciones de uso y privacidad (+info).

  1. He usado Airbnb en varias ocasiones, y uso con mucha frecuencia Blablacar y Amovens, y en honor a la verdad debo decir que me parece una idea fantástica.
    El concepto economía colaborativa me encanta, porque es necesario y un respiro para el bolsillo de muchos. Entiendo que no compartan mi opinión las empresas afectadas, que lógicamente tienen precios más altos porque entre otras cosas, pagan impuestos.
    Creo que no está reñido y que ambos tienen cabida en el mercado, y no solo eso, ambos son necesarios.
    Recordar a estas empresas que a la hora de medir el beneficio, no solo cuenta el empresarial. El mío como usuaria también cuenta.

    • Totalmente de acuerdo , el beneficio de los que pagamos los servicios que contratamos
      o compramos es el definitivo. Soy usuario de amovens , hasta ahora , todo bien , salidas puntuales , coches limpios , pocos acompañantes ( así que…  [ ] Se responde al lector por email (ref. 120487)