fbpx

La cuota litis o el pago a Abogados sin desembolso inicial

En tiempos de crisis, fijar el pago de un abogado mediante el sistema de cuota litis puede ser una alternativa si el trabajador no dispone de recursos.

A la hora de contratar los servicios profesionales de un abogado, todos nos hacemos la mismas preguntas, ¿cuánto me va a costar?, y ¿cómo podré afrontar el pago ahora que no estoy en una buena situación económica?.

Para hacer frente a esta situación, existe una modalidad de retribución a la que muchos abogados y abogadas a menudo recurren, la cual se viene utilizando cada vez con más frecuencia. Estamos hablando de la llamada cuota litis.

¿En qué consiste la cuota litis?

Se trata del acuerdo que se realiza entre abogado y cliente sobre los honorarios que percibirá el abogado, con motivo del encargo por parte del cliente de la defensa jurídica de su asunto.

El acuerdo consiste en fijar la retribución del abogado, por los servicios profesionales que va a prestar al cliente, en un porcentaje sobre el valor económico que finalmente perciba el cliente.

Si el cliente no obtiene un resultado favorable y, por lo tanto, no recibe ninguna cantidad, tampoco deberá abonar nada al abogado contratado.



En muchos casos, el pacto de abono de honorarios del abogado mediante la cuota litis, se complementa con el pago por parte del cliente de una pequeña cantidad para cubrir costes por parte del abogado. Esta cantidad se deberá acordar también con el abogado cuando se realiza el encargo profesional. Por lo tanto, el cliente abonará la cuantía acordada con el abogado al inicio del procedimiento y, una vez finalizado el mismo, si este obtiene una resultado favorable deberá pagar al abogado el porcentaje pactado sobre la cantidad obtenida finalmente.

El acuerdo de pago del trabajo profesional realizado por el abogado es muy frecuente tanto en el ámbito civil, en reclamaciones sobre accidentes de tráfico, como en el ámbito social, en demandas sobre incapacidades, accidentes laborales, acoso laboral, indemnizaciones por despido, o, incluso, reclamaciones de cantidad de conceptos salariales.

El uso de la modalidad del abono de los honorarios profesionales de los abogados y abogadas se ha visto incrementado en los últimos años, y ello ha sido así por dos motivos: en primer lugar, debido a la situación de crisis económica en la que hemos estado inmersos; y, en segundo lugar, como consecuencia del cambio operado por el Consejo General de la Abogacía Española, al dejar sin vigencia y eficacia la prohibición que establecía el Código Deontológico de la Abogacía Española hacía la utilización del pacto de cuota litis en sentido estricto.





Un ejemplo práctico

El funcionamiento del sistema de cuota litis es muy sencillo:

Un trabajador que es objeto de un despido, ya sea disciplinario u objetivo, no está conforme  y quiere reclamar frente a la empresa para que ésta reconozca la improcedencia del despido efectuado y le abone la indemnización que le corresponde.

Para ello, dentro de las opciones que tiene y de las cuales ya os hablamos en este artículo decide contratar a un abogado privado especializado en temas laborales.

Una vez estudiado el asunto por el abogado, acuerdan que el pago de los servicios de éste será mediante la llamada cuota litis, fijando además el pago de una pequeña cantidad que cubra los costes del abogado.



Por lo tanto, y dejando a un lado posible acuerdos extrajudiciales, el trabajador deberá abonar la cuantía fija pactada, por ejemplo 200 € (esta cantidad variará en función del abogado, de la complejidad del asunto encargado y otras circunstancias), y un porcentaje fijado sobre el resultado obtenido, que en este ejemplo fijaremos en 20% (este porcentaje también es variable, generalmente suele estar entre el 10% y el 30%).

Por lo tanto:

  • Si el procedimiento finaliza de forma favorable para el trabajador, éste deberá pagar al abogado: 200 € (costes) más el 20% de la cantidad obtenida, fijando esta cantidad figurada en 5.000 €, es decir, 1.000 €.
  • Si el resultado no fuera favorable, el trabajador únicamente abonará al abogado la cantidad fija de 200 €.

¿Qué se incluye en el pacto de cuota litis?

El pacto de cuota litis únicamente incluye la retribución que se deberá pagar al abogado por sus servicios profesionales. Por lo tanto, no incluye (salvo que se pacte expresamente) el abono de los servicios de otros profesionales que deban intervenir el proceso, como pueden ser notarios, procuradores, peritos médicos, etc.

Tampoco incluye el posible pago de las costas procesales que pudieran ser impuestas al cliente, es decir, el pago de los gastos de abogado y procurador de la parte contraria en el proceso judicial.

En los asuntos que se siguen en los Juzgados de lo Social nunca se imponen las costas a los trabajadores o beneficiarios de prestaciones en la primera instancia (a excepción de que se declare por parte del juez que éste hubiera obrado con temeridad y mala fe), sin embargo, si puede existir condena en costas a los trabajadores tras los posibles recursos. Por otra parte, en otras jurisdicciones, como en la civil, sí es habitual la condena en costas impuesta a la parte que ve desestimada sus pretensiones.






Ventajas y desventajas del sistema cuota litis

Ventajas:

  •  El cliente no debe realizar un desembolso importante de dinero al inicio del proceso, cuando aún no ha obtenido la cantidad reclamada, lo cual permite, en muchos casos, el acceso del cliente a los servicios de ese abogado.
  •  El riesgo para el cliente es mínimo, ya que únicamente deberá abonar el porcentaje sobre el valor económico obtenido si el procedimiento finaliza de forma favorable para él. Es decir, sólo debe afrontar el coste de los servicios del profesional si obtiene una cantidad a su favor.

 Desventajas:

  • El importe de la cuantía que deberá abonar al abogado es incierto. El cliente no conocerá la cifra final hasta que no finalice el procedimiento y sea firme el valor económico que este percibirá. 
  • Debido a que el profesional corre también un riesgo, junto con el cliente, al acordar esta forma de retribución, es posible que la cantidad que finalmente se deba abonar esté por encima de los honorarios que se podrían pactar con el abogado si no se optase por la cuota litis. Esto es, el abogado al correr el riesgo de no cobrar nada, es lógico que pacte un porcentaje cuyo importe pueda ser algo más elevado que si estableciera unos honorarios fijos, ya que es posible que su trabajo no sea retribuido si el cliente no consigue lo reclamado.


Si la información te ha sido útil, compártela.



Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal. Contenido protegido con copyright.
Página 1 de 0

Deja un comentario

Formulario para comentarios y opiniones. No se garantiza respuesta a todas las dudas particulares. Antes de pulsar el botón de "publicar" no olvide marcar la casilla de Condiciones de uso y Política de privacidad.

Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital | Finalidad: Moderación de comentarios y resolución de dudas | Tus datos no serán cedidos a terceros sin tu consentimiento. Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido |