La Administración no da ejemplo y tiene más de un millón de trabajadores con contrato temporal

Los sindicatos denuncian, tras los últimos datos de la EPA, que el nivel de temporalidad en las Administraciones Públicas no cesa.

La temporalidad en el sector público supera a la del privado

Actualizado: 31/10/2021

España mantiene un nivel insoportable de precariedad en el empleo.  Desde el Gobierno se insiste en la necesidad de corregir este desequilibrio en el mercado de trabajo por el que uno de cada cuatro asalariados tiene un contrato temporal, algo impensable en el resto de países europeos.  Sin embargo, son las propias Administraciones Públicas (estatal, autonómica y local) quienes más abusan de la contratación temporal.

La temporalidad dentro del sector público en nuestro país, se eleva hoy en día hasta el 31,6%, superando en 10 puntos los niveles de temporalidad que se producen en el sector privado.

Así lo ha hecho público el sindicato de funcionarios (CSIF), quien ha denunciado a través de un comunicado los datos preocupantes del último informe de la EPA publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que pone de relieve que existen más de 1.100.000 asalariados del sector público con contrato o relación laboral temporal.

Temporalidad en el sector público
pulsa para ampliar la imagen


 

Según el sindicato, esta situación es el resultado de una gestión insuficiente por parte del Gobierno ante la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, que ha desembocado en un abuso desmedido de los contratos temporales, principalmente en sectores como la Sanidad y la Educación.

Denuncian, además, que la precariedad es más evidente aún en el caso de las mujeres, quienes representan el 67% de todos los contratos temporales, lo que según declaraciones del CSIF “pone también en evidencia que la precariedad se ceba especialmente sobre ellas en puestos muy feminizados, situados en primera línea frente al Covid”.

CSIF ha reclamado a los grupos parlamentarios la necesidad de dar prioridad a la tramitación de la Ley, que actualmente se encuentra en proceso de debate ante el Congreso de los Diputados, eliminando la tasa de reposición con el objetivo urgente de favorecer empleo estable y combatir la incertidumbre que este modelo de contratación genera entre los trabajadores del sector público.

Comisiones Obreras (CCOO) también destaca que solo en el último año se han realizado más de 160.000 contratos temporales en las Administraciones Públicas, y según los últimos datos registrados, hasta 1.101.300 de personas que trabajan para el sector público sufren la temporalidad en sus contratos laborales.

“Además de una plantilla suficiente, los servicios públicos necesitan que su personal goce de unas buenas condiciones laborales y una estabilidad en el empleo. Estos son factores fundamentales que se traducen en una mayor calidad de nuestros servicios públicos”, ha recordado el sindicato.

Desde UGT se recuerda que “la actual pandemia nos ha mostrado de forma fehaciente que los servicios públicos son esenciales y la vulnerabilidad de los mismos repercute globalmente en la sociedad. Los servicios sociales son un pilar central del estado de bienestar y, como tal, deben ser tratados como especial interés. Por ello debemos combatir el abuso de la temporalidad y la precariedad de este sector, ya que los servicios públicos no son temporales y su personal tampoco debe serlo.”

 

Te puede interesar…

El paro baja y se sitúa en el 14,57%. Se han superado los 20 millones de ocupados

¿Puedo exigir a la empresa que mi contrato temporal se convierta en indefinido?

Compártelo

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

Deja un comentario

Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital | Finalidad: Moderación de comentarios y resolución de dudas | Tus datos no serán cedidos a terceros sin tu consentimiento. Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido |