Las tarjetas de visita: imprescindibles si buscas empleo

Lleva siempre contigo unas tarjetas profesionales de visita. Te explicamos por qué son más necesarias que nunca y cómo elegir las más adecuadas, tanto el papel como online.

Cómo puede ayudarte a encontrar empleo una tarjeta de visita

 
La tarjeta de presentación es lo que comúnmente conocemos como “tarjeta de visita”, y estamos acostumbrados a que la lleven empresarios, autónomos, directivos, pero ¿por qué no puedes llevar tú una de estas tarjetas?
 

No puedes llevar el currículum a todos lados, pero si puedes llevar una tarjeta de presentación en la cartera y marcar la diferencia.”

 
La tarjeta de visita dejará clara cuál es tu profesión, tu nombre y la forma de contactar contigo, ya sea por teléfono (móvil), correo electrónico, a través de tu web (si la tuvieses) o por las redes sociales. Es una forma de tener siempre a mano algo que entregar si se presenta la oportunidad.
 
En la búsqueda de empleo hoy en día es imprescindible tener varios frentes abiertos: búsqueda y presencia en portales de empleo, la elaboración de una buena carta de presentación o las diferentes formas de preparar una entrevista.
 
La mayor parte de los trabajos, sin embargo, se obtienen a través de la red de contactos. Esto, que puede parecer muy complicado, es bastante más sencillo. Se trata simplemente de conocer personas y darte a conocer a ti mismo, en cualquier lugar y ocasión, sea una sesión de orientación para el empleo, una conferencia, una reunión de profesionales o simplemente de amigos. Y sería una pena que habiendo hecho un buen contacto, se perdiera por no poder tener a mano una simple tarjeta de visita que le sirviera para más adelante recordar tu nombre, tu especialidad profesional y cómo contactar contigo.
 
Hay una técnica, que te permitirá resumir tu proyecto como profesional en menos de un minuto. Si la tienes bien preparada, te bastará ese minuto y entregar tu tarjeta de visita, para tener atado un contacto.

 

¿Qué debe contener una tarjeta de visita?

 
Para diseñar una tarjeta de presentación que te ayude a llamar la atención de un posible empleador o de alguien que pueda hacerle llegar tu tarjeta será necesario que la tarjeta contenga una serie de datos, además de un formato adecuado.
 
Los datos. Son la parte más importante de tu tarjeta ya que es lo que debe llamar la atención. La tarjeta de presentación deberá contener como mínimo lo siguiente:

  • Tu nombre y apellidos
  • Profesión o especialidad
  • Teléfono móvil, correo electrónico, ciudad y redes sociales profesionales (como Linkedin, por ejemplo) o si lo tienes, tu página web, blog, o tarjeta de visita virtual.
  •  
    Formato. Las tarjetas de presentación suelen tener un tamaño estándar de 85×55 mm en orientación horizontal. Merece la pena que la calidad del papel y la impresión sea buena, tanto para evitar que se deterioren, como para transmitir una buena sensación al que la recibe.

     

    ¿Es necesario contratar a un profesional para que realice el diseño?

     
    Según tu especialidad de empleo, puedes centrarte más o menos en el diseño de tu tarjeta de presentación. No tendrá la misma exigencia visual la tarjeta de visita de un diseñador gráfico que la de un técnico en reparación de calderas de calefacción. Si no trabajas en un sector creativo, puede ser suficiente una tarjeta sencilla, con un fondo claro, con los datos de contacto y una breve descripción de tu especialidad profesional..

    Esto no quiere decir que deba tratarse de letras negras sobre un fondo blanco sin más, ya que se puede añadir algún icono o símbolo, alguna línea o probar distintos colores o tamaño de letra para destacar la profesión y el nombre, por ejemplo. En cualquier caso, las tiendas físicas o por internet, suelen tener diseños predeterminados bastante atractivos que puedes utilizar..

    Por tanto, puedes realizar tú mismo el diseño o dejarlo en manos de un profesional. Recuerda que diseñar una tarjeta de presentación es algo parecido a diseñar tu currículum. El coste es bajo, ya que no deja de ser una impresión. Se puede solicitar por internet o en una tienda dónde impriman en este tipo de formato, o incluso se pueden imprimir desde casa y recibirlas por correo a un coste muy reducido.

     

    Virtual Business Ecards: las tarjetas digitales de presentación

     
    Otra opción dentro de las tarjetas de presentación son las tarjetas virtuales en Internet, dónde puedes añadir además de tus datos básicos, tu currículum, experiencia e incluso una carta de presentación.
     
    Existen numerosas webs con plantillas que te permiten crear tu propia tarjeta de presentación virtual de modo muy sencillo.

    Unas incluyen el propio nombre al final de la dirección web, como en About.me.  Este es un ejemplo real de tarjeta virtual: https://about.me/shannonsnow. Como puedes ver, incluye información muy básica: nombre, apellidos, profesión, una breve descripción y los enlaces a sus redes sociales profesionales, como Linkedin.  Su fuerza reside en que además de la imagen, que puede ser importante en determinadas profesiones,  si tienes una página web propia puedes añadir un botón de enlace para que se visite.

     

    Business ecard





     

    En otras Business ecards, podrás enlazar a un dominio que contenga por ejemplo tu nombre, cómo www.nombreapellido.com. En este caso tendrías que comprar el dominio, pero existen servicios de hosting que los ofertan por menos de un euro al mes, con el espacio suficiente para tu página web.

    La ventaja de las business ecards es que permiten centrar en un solo punto toda la información relevante para que alguien pueda conocer tus logros, tu trayectoria profesional y lo que puedes ofrecer.

    Del mismo modo que la tarjeta física en papel se entrega cuando hay un contacto directo con otras personas, las tarjetas virtuales (business ecards) se pueden incluir como un enlace en todos tus currículums, tanto los que entregues en papel, como los que envíes por correo electrónico.
     
    De este modo, en el encabezamiento de tu currículum incluirías los siguientes campos:
    – Nombre y apellidos
    – Teléfono móvil
    – Email
    – En enlace a tu página de Linkedin, tu blog o web personal, o tu tarjeta de visita virtual.
     
    De este modo, la persona que recibe el curriculum tendrá, a un solo clic de distancia, mucha más información visual y atractiva de tu perfil profesional.

     

    Otros artículos que te pueden interesar sobre este mismo tema
     

  • 20 formas de buscar empleo en 2018 que quizá no hayas probado
  • Cómo hacer un currículum “sin experiencia laboral” en 4 pasos
  • Frases que nunca deberías utilizar en tu currículum
  • 10 claves para enviar tu currículum por email
  •  

    Compártelo

    Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.