Así son los nuevos tipos de ERTE y la prestación que ha diseñado el Gobierno

El gobierno está negociando con sindicatos y empresarios nuevas modalidades de ERTE que protejan a las empresas en crisis una vez superada la pandemia y con ellos, una nueva prestación por desempleo.

El Mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo

Actualizado: 10/11/2021

El Gobierno no tiene dudas: el mecanismo de protección de los ERTE ha funcionado bien durante esta crisis y ha salvado miles de empleos, de tal modo que una vez que superemos la pandemia, se mantendrá como red de protección del empleo.  

Para ello, se trabaja junto a los agentes sociales en configurar nuevas modalidades de ERTE que den cobertura a las distintas situaciones con las que, previsiblemente, se van a encontrar las empresas a partir de ahora.

Los ERTE se agruparán en tres categorías: “fuerza mayor” (que es la que se  ha utilizado durante la crisis actual del covid) y dos nuevas,  “reestructuración” y “sectorial”.

En la reforma de los ERTE están trabajando de forma conjunta el Ministerio de Asuntos Económicos, el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Seguridad Social. Los sindicatos y las asociaciones de empresarios han recibido un documento del gobierno sobre el nuevo mecanismo de protección, que se denominará “Mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo” y del que se ha filtrado ya un borrador.  Este mecanismo ya se contemplaba en el componente 23 del plan de Recuperación enviado a la Unión Europea.

Según esta propuesta del Gobierno, que aún está sujeta a posibles modificaciones durante la negociación con los agentes sociales, ya no serán únicamente las autoridades laborales de las Comunidades Autónomas las que analicen y autoricen los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, sino que se toma el control desde el Ministerio de Economía, sobre todo en los ERTE que afectarán a amplios sectores.

Ahora, las solicitudes de ERTE se estudiarán previo informe de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos y se aprobarán en Consejo de Ministros, con los informes de los Ministerios de Economía, Trabajo y de Inclusión.

En la nueva propuesta se mantienen muchas de las características de los actuales ERTE covid19: las empresas podrán afectar y desafectar a trabajadores, pero no podrán hacerse horas extra ni externalizaciones de la actividad, ni concertarse nuevas contrataciones para las mismas funciones que desempeñan trabajadores en ERT y también se mantendrá la cláusula de salvaguarda del empleo que limita los despidos durante seis meses.

Según avanzan distintos medios que han tenido acceso al borrador, habrá dos nuevas modalidades de ERTE:

ERTE por causas estructurales (restructuración)

Se podrán solicitar cuando en un sector de actividad se produzcan cambios organizativos, técnicos o productivos estructurales, así como la introducción de métodos de trabajo y procesos de producción novedosos, tales como automatizaciones del proceso, que generen pérdidas de competitividad asociadas al mantenimiento de la plantilla.

En estos casos, se prevé recalificar a los trabajadores afectados para garantizar su empleo en la propia empresa o en procesos de transición profesional hacia empleos en otras empresas o sectores. Además, en estos supuestos se contempla un máximo de dos prórrogas, de seis meses cada una.

Para las empresas que se quieran beneficiar de exoneraciones en sus cotizaciones a la Seguridad Social, será obligatorio llevar a cabo un plan de recolocación con acciones formativas específicas que permitan incorporar a los trabajadores en otros sectores.

ERTE Sectorial

Se trata de un ERTE específico para sectores que deben reconvertirse completamente o que sufran daños económicos estructurales derivados de una situación coyuntural  que en todo caso deberá ser reconocida por el Consejo de Ministros.

ERTE por causa de fuerza mayor

Junto a las dos nuevas modalidades de ERTE se mantienen los actuales Expedientes de Regulación Temporal de Empleo por Fuerza Mayor, que son el mecanismo que se ha utilizado desde marzo de 2020 para hacer frente a las consecuencias de la pandemia provocada por el covid19.

Financiación de nuevo mecanismo

La financiación de los nuevos ERTE  del mecanismo RED tendrá tres fuentes:  una parte de las cotizaciones al desempleo, otra se recibirá de los Presupuestos Generales del Estado y la tercera fuente será incorporada a través de los fondos europeos.

¿Cómo serán las nuevas prestaciones por ERTE RED?

Según el borrador del documento, se va a crear nueva Prestación de Sostenibilidad del Empleo para los trabajadores afectados por un ERTE del mecanismo RED. Su cuantía será como la actual, es decir,  equivaldrá al 70% de la base reguladora (como los ERTE actuales) y no superará los 1.271 euros al mes.

La nueva prestación será compatible con otro trabajo a tiempo parcial sin que se deduzca de su importe la parte proporcional al tiempo trabajado y el beneficiario tendrá cobertura de la Seguridad Social por si tiene una enfermedad, pero no estará cotizando.  También se prevé que en principio, no consuma cotizaciones por desempleo que tenga acumuladas anteriormente el trabajador, aunque hay que conocer más detalles de la propuesta sobre este aspecto, que es una de las principales reclamaciones de los sindicatos respecto al modelo actual.

A lo largo de esta semana se discutirán estos aspectos de la reforma de los ERTE con sindicatos y asociaciones de empresarios, en la Mesa del Diálogo Social,  con la idea de que antes de final de año, los nuevos ERTE junto con la reforma laboral, estén aprobados.

¿Hay una “mochila austriaca”?

Aunque la información que se conoce es únicamente la filtración del borrador que se ha enviado a los agentes sociales y puede estar sujeta a modificaciones, todas las fuentes coinciden en que como gran novedad, se pone en marcha un sistema que recuerda a lo que se conoce como “mochila austriaca”.

Cuando un trabajador afectado por uno de estos ERTE toma la decisión de recolocarse en otra empresa, se lleva consigo (en “la mochila”)  parte de los derechos que a lo largo de su vida laboral ha ido acumulando en la empresa que abandona.  Según el borrador, la empresa de origen (A) tendrá que transferir al Fondo de  Garantía Salarial (FOGASA) el 50% de la indemnización que le correspondería cobrar al trabajador en un despido improcedente.

Esa cantidad de dinero se utilizará para financiar el proceso de recolocación del trabajador.  Si el trabajador es despedido de la compañía receptora (B) por causas que no le sean imputables a él, recibirá una cantidad equivalente a la indemnización que le hubiera correspondido en su anterior empresa. y que será abonada por el FOGASA.

La finalidad de este sistema es que el trabajador pueda asumir el riesgo de comenzar en una nueva empresa sabiendo que dispone de una red económica por si las cosas no van bien y que cobrará esa cantidad garantizada por el Fogasa en un plazo breve.

 

Otros artículos relacionados …

Guía de la actual prestación por ERTE…

La prestación por desempleo durante un ERTE

 

¿En qué casos consumen paro los ERTE actuales?

¿Cuándo consumen paro los ERTE?

 

Compártelo

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

Deja un comentario

Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital | Finalidad: Moderación de comentarios y resolución de dudas | Tus datos no serán cedidos a terceros sin tu consentimiento. Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido |