¿Qué hay de cierto sobre la reforma de los subsidios por desempleo?

Así es el proyecto de reforma de los subsidios por desempleo que ha presentado el Gobierno.  

La “nueva prestación” por desempleo de 452 euros al mes aún no está aprobada

Actualizado: 10/05/2021

Toda la información que tiene que ver con los subsidios por desempleo, en un país con casi cuatro millones de parados, es noticia. Hoy distintos medios se refieren a la “creación de un nuevo subsidio por desempleo de 452 euros al mes”.

En la noticia, se señala que “El Ministerio de Trabajo y Economía Social quiere simplificar y mejorar el nivel asistencial de protección por desempleo y crear una nueva prestación que integrará a todas las existentes.  No entraría en vigor hasta 2022 y tendría una cuantía del 80% del Iprem (451,90 euros al mes, según el iprem de 2021)”.

Tendrían acceso a esta nueva prestación, las personas que agotan la prestación contributiva y continúan en situación de desempleo y personas que acreditan más de seis y menos de doce meses cotizados, de forma que no pueden acceder a la prestación contributiva.

 

La reforma del actual sistema. Hacia un único subsidio.

Como fuente de la información, se cita la Reforma 10 del Componente 23² del “Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia”¹, documento que reproducimos íntegro al final del artículo. En ella, uno de sus objetivos es,  “reducir la fragmentación del sistema nacional de asistencia al desempleo y subsanar las carencias en la cobertura de los regímenes autonómicos de renta mínima.

El proyecto tendría como objetivo crear una única ayuda asistencial por desempleo (subsidio) de 452 euros al mes, complementaria a la prestación contributiva, que sustituya a todos los subsidios y ayudas extraordinarias que existen en la actualidad.

Según señala en el Plan, “la finalidad que persigue esta medida es la de ampliar la protección por desempleo, mejorando la cobertura al ampliar la duración de los subsidios y eliminar lagunas de desprotección de los programas actuales, pero también simplificar el funcionamiento del sistema, reduciendo el número de figuras para dar más claridad, seguridad jurídica y facilitar la gestión.”

En el sistema actual, existen ocho subsidios de carácter ordinario, regulados en la Ley General de la Seguridad Social, más dos programas extraordinarios, como la Renta Activa de Inserción (RAI) y el Subsidio Extraordinario por Desempleo SED, todos ellos con un importe de 452 euros al mes (80% del IPREM, 451,90 euros al mes).  En muchas ocasiones estas ayudas se solapan y en otras, dejan fuera de toda protección a colectivos olvidados, como los desempleados de larga duración menores de 45 años sin cargas familiares.

Además, estas ayudas coexisten con las Rentas de Inserción Autonómicas (“los salarios sociales”) y el nuevo Ingreso Mínimo Vital, lo que provoca problemas de coordinación entre todas las administraciones involucradas:  Ministerio de Trabajo, Ministerio de inclusión y Seguridad Social y Comunidades Autónomas.

La necesidad de reformar el sistema de ayudas por desempleo no es nueva.  Ya se intentó en tiempos de Fátima Báñez y su sucesora en el ministerio de Trabajo, Magdalena Valerio y ahora aparece como un reto inaplazable para la actual titular,  Yolanda Díaz.

 

¿Está aprobada ya la supresión de las actuales ayudas y la aprobación de una nueva?

No, aún no.   Lo que se ha conocido es el objetivo del plan y sus directrices generales: reordenar y reducir la fragmentación del sistema público de ayudas por desempleo y coordinarlo con el Ingreso Mínimo Vital y las Rentas de Inserción Autonómicas. Como objetivo, parece razonable, siempre y cuando se gane efectividad en la distribución de las ayudas y no se pierdan derechos respecto de las ayudas actuales.

Con los datos publicados por el Servicio Público de Empleo (SEPE) del último mes, hay más de un millón de personas cobrando subsidios y ayudas por desempleo:  932.340 trabajadores son beneficiarios de subsidios ordinarios, 150.853 reciben la Renta Activa de Inserción (RAI) y 92.128, cobran subsidios agrarios.

El volumen de personas afectadas por una reforma del sistema de subsidios exige un amplio acuerdo social y desde el propio Ministerio de Trabajo ya se ha avanzado que será necesario no solo contar con respaldo parlamentario, sino con el de sindicatos y patronal.

Habrá, por lo tanto, negociaciones políticas y en el diálogo social. Aunque en el documento, el gobierno indica que “no se esperan dificultades” para la puesta en marcha de la reforma, la realidad es muy distinta,  ya que de plantearse los requisitos como están ahora anunciados, algunos trabajadores perderían protección respecto de la situación actual.

El proceso de la reforma, que aún no ha comenzado, será largo y todavía se desconoce cómo quedarán finalmente regulados los requisitos de acceso a las ayudas, su duración y el importe a cobrar.

Las ayudas actuales siguen, por lo tanto, vigentes al menos hasta bien avanzado el año próximo 2022.  Y aún no están confirmados cuáles serán los requisitos, importe y duración del nuevo subsidio por desempleo.

 

Componente 23 del plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

Anexo de documentación:

Reforma subsidios por desempleo

Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia (pdf 9Mb)

Documento: el Componente 23 (pdf)

 

 

Compártelo

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.