fbpx

 

Factura electrónica o en papel ¿quién decide?


 

 

 Para quienes están inmersos en la nueva realidad digital, la factura electrónica puede ser la solución perfecta, ahora bien ¿qué ocurre con quienes no pueden consultar sus facturas salvo que les lleguen en papel a su domicilio?

 

Ya no recibo las facturas en papel

 
Lo que es evidente es que recoger una factura en el buzón, se ha convertido en un gesto cada vez menos frecuente.
 
Sin darnos apenas cuenta,  el volumen de las facturas que recibíamos en nuestro domicilio ha ido desapareciendo y lo que comenzó siendo una novedad que se ofrecía como un servicio exclusivo a algunos clientes, se ha convertido en una práctica generalizada que afecta a muchos usuarios, que ante la imposibilidad de ver y revisar sus facturas, llaman a los servicios de atención al cliente de las compañías para preguntar:
 

“¿Pero por qué no me envían la factura en papel como toda la vida?”

 
Seguro que muchos se habrán encontrado con el argumento del ahorro de papel que además de razonable, es sólido. Lo que ya no nos dicen con tanta claridad, es que además del interés puramente ecológico, está el del ahorro.
 
Si una empresa suministradora de un servicio básico como por ejemplo la luz, deja de imprimir, ensobrar y franquear millones de cartas cada mes, el ahorro en los procesos y la logísitica es más que considerable.

 

¿Es obligatorio recibir la factura online?

 
En contra de lo que pueda parecer ante la inercia del comportamiento de la mayoría de los proveedores de servicios, para que puedan enviarnos la factura en formato electrónico deben contar con nuestro consentimiento. Somos nosotros como clientes, los que tenemos que aceptar expresamente ese servicio.
 
Es cierto que muchas veces ante nuestra propia falta de tiempo para leer la letra pequeña de los contratos que firmamos, por la velocidad en el discurso de quien nos ofrece este servicio, o porque ya en el propio contrato lo hemos firmado a través de un consentimiento telefónico, aceptamos un formato de factura que nos nos gusta o no nos interesa.
 
Pero podemos reconducir la situación.
 

La ley reconoce el derecho a disponer de la factura en papel, sin incrementarnos el coste del servicio.

 
En cualquier momento se puede cambiar de opinión, solicitar de nuevo el envío postal de las facturas y además, solicitar también el envío de las anteriores.
 
Si sabiendo todo esto decide continuar con su factura electrónica, es aconsejable que se descargue todas las facturas en su ordenador o en otro soporte de almacenamiento, para disponer de ellas si en alguna ocasión las necesita.

 

Cómo reclamar nuestro derecho a recibir la factura en papel

 
Aunque muchas empresas dilatan en el tiempo el cambio de formato de factura, debido al los costes que comentábamos anteriormente, si que suelen atender a las peticiones de sus clientes.
 
En caso contrario, si no atienden a nuestra petición y consideramos que ya hemos insistido suficiente, siempre tenemos la opción de reclamar y podemos hacerlo:

  • Solicitando formalmente un arbitraje a través de Junta arbitral de Consumo o de una Asociación de Consumidores.
     
    Para presentar esta solicitud hay disponible un formulario oficial en el que se hacen constar los datos necesarios para formalizar la petición: nuestros datos, los de la entidad a la que reclamamos, el motivo de la reclamación, qué es lo que pedimos y luego hay un espacio para las observaciones.
     
    La empresa suele acudir al arbitraje así que debemos acudir con la documentación en vigor que nos identifique ( nuestro DNI), y lo que podamos aportar para justificar que nuestra petición ha sido desatendida y así dejar clara nuestra solicitud de recibir nuestras facturas en papel por correo postal.
  •  

  • Presentando una denuncia a través de su Oficina Municipal de Información al Consumidor (ver directorio de su OMIC) si lo que se persigue es que sancionen a la empresa por no respetar su derecho o no ser diligente con su petición.

 

Más información:
 
Junta Arbitral Nacional de Consumo.- dirección, teléfonos, fax y dirección de correo electrónico.

Agencia española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición

 

Las hojas de reclamaciones


 

Factura electrónica o en papel ¿quién decide?
5 (100%) 3 votos


¿Has encontrado algún error en el artículo? Comunicalo pulsando aquí

DMCA.com Protection Status
Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. No se comparten necesariamente las opiniones de los autores de cada artículo. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

 

Si quieres recibir en tu email las últimas novedades que publicamos, suscríbete aquí al boletín (+info)

 

Deja un comentario

Para enviar el comentario debes rellenar todos los campos y aceptar las normas de uso y política de privacidad , marcando la casilla que aparece abajo| Resumen: Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital SL| Finalidad: Gestión y moderación de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Dinahosting | Derechos: Tus datos no serán cedidos a terceros sin tu consentimiento expreso. Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos contactando en info@gestiontecnicadigital.com.