fbpx

Ayudas para autónomos en paro. Cinco recomendaciones





¿Qué sucede cuando un trabajador autónomo tiene que cerrar su negocio por la crisis? ¿Existe algún tipo de ayuda en esta situación?.

Actualizado 26/02/2020

Cuando los trabajadores autónomos se ven obligados a cerrar su negocio, quedan desprotegidos

La protección del Estado para los trabajadores autónomos que pierden su actividad es mínima y nada comparable a la que tienen los trabajadores por cuenta ajena.

Aunque en el año 2010 la Administración lanzó a bombo y platillo el llamado “paro de los autónomos”, conocido oficialmente como prestación por cese de actividad, la realidad es que de ningún modo se puede comparar a la prestación por desempleo que tiene un trabajador por cuenta ajena.

Esta prestación por cese de actividad del autónomo se trata de una cotización obligatoria para los autónomos desde 2019 y que en teoría debería proteger al autónomo en caso de pérdida de su trabajo.  Sin embargo, se ha demostrado ineficaz, pues un porcentaje muy amplio de solicitudes son rechazadas por no cumplir sus innumerables requisitos e incompatibilidades.


¿No tienen derecho los autónomos a un paro normal, como el resto de trabajadores?

No. La cotización en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) no cubre el desempleo.  Es más, desde un punto de vista normativo, el autónomo que pide la baja al cerrar su negocio ni tan siquiera se encuentra en “situación legal de desempleo”.

Los autónomos, si no tienen cotizaciones suficientes en el régimen general, no pueden solicitar ayudas como el subsidio de ayuda familiar, el de mayores de 52 años, el subsidio extraordinario o la Renta Activa de Inserción.


¿Para qué sirven entonces las cuotas obligatorias de cotización a la Seguridad Social que el autónomo paga mensualmente?

Sirven para la jubilación, asistencia sanitaria y diversas prestaciones, como maternidad, paternidad, incapacidades, etc, pero no permiten recibir ninguna ayuda al perder el trabajo, excepto la comentada “prestación por cese de actividad”.

¿Qué debe hacer entonces el autónomo que cierra su negocio o cesa de actividad?

Estas son nuestras recomendaciones :


1-. En primer lugar, asegurarse de comunicar su baja a la Agencia Tributaria y a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), para quedar liberado de las obligaciones de cotización y tributación.


2-. Inscríbase como demandante de empleo, es decir, apúntese al paro. Esto le permitirá acceder a cursos de formación, bolsa de trabajo, portales públicos de empleo y además le permitirá comenzar a ganar antigüedad como demandante de empleo, necesaria para poder optar en el futuro (si cotiza por desempleo en el régimen general y queda en paro) a algunas ayudas para desempleados de larga duración, como la RAI para desempleados de larga duración mayores de 45 años o el Subsidio Extraordinario por desempleo.


3-. Acuda a la oficina de empleo para informarse de su situación. Deberá solicitar para ello cita previa en su oficina del SEPE (INEM)


Cuando acuda a la Oficina de Empleo y se revise su expediente, los funcionarios comprobarán si el autónomo ha estado pagando la cotización por cese de actividad y los meses durante los que ha estado cotizando. Si tiene pagada esta cotización y cumple los requisitos, le informarán sobre el llamado “paro de los autónomos”.


Si el trabajador no tiene derecho a la prestación por cese de actividad, por no tener cotizaciones suficientes o por no cumplir los requisitos de acceso a esta prestación, también habrá que comprobar que no tenga derecho a prestaciones por desempleo por cotizaciones que pudiera tener antes de ser autónomo. Por ejemplo, hay personas que se dieron de alta como autónomos pidiendo la suspensión de una prestación por desempleo que estaban cobrando y si no han pasado más de 24 meses (720 días), la podrán reanudar.  Las posibles situaciones personales son muy variadas y por ello hay que verificar que no se tiene derecho a paro.


4-. Una vez que se tiene la certeza de que no es posible cobrar ninguna prestación por desempleo, el único modo de acceder a corto plazo a las ayudas  del SEPE (INEM) es lograr un contrato de trabajo que cotice por desempleo en el régimen general.


Si el trabajador tiene responsabilidades familiares, con al menos tres meses de cotización podrá pedir un subsidio y si no las tiene serán necesarios al menos seis meses cotizados. Con esto se puede pedir el llamado subsidio por cotización insuficiente. Es importante tener cuidado con los contratos a tiempo parcial, pues un contrato de media jornada, por ejemplo, genera derecho a un subsidio pero “parcializado” al 50%, es decir, da lugar a que se cobre la mitad de la ayuda (215 €) en lugar del 100 %; (431 €).  Una vez que se comienza a cobrar los subsidios por desempleo, aunque sea el de cotización insuficiente, se abre las puertas a otras ayudas por desempleo.


5-. Si el trabajador autónomo no logra encontrar ningún empleo y su situación es de carencia de rentas, las únicas ayudas disponibles corresponden a los servicios sociales de las Comunidades Autónomas. Son los llamados “salarios sociales”


Los “salarios sociales”, o “rentas de integración” los cobran más de 800.000 personas en España al año.  Los requisitos son muy rigurosos para acreditar la situación de necesidad y existe un enjambre de trámites burocráticos que provocan que en ocasiones se llegue a tardar varios meses en poder cobrarlas, pero hay que intentarlo y comenzar los trámites. Este tipo de ayudas son diferentes en cada Comunidad Autónoma, tanto en sus requisitos, como importes y duración. En esta guía los explicamos:

Las Rentas de Inserción autonómicas



Lamentablemente, no hay más opciones que estas que hemos mencionado, al menos hasta lograr nuevas cotizaciones por desempleo.

Desde hace mucho tiempo, los autónomos son conscientes de que están solos a la hora de enfrentarse a la crisis. El llamado “paro de los autónomos” solo sirvió para llenar titulares de los medios de comunicación, pero en el sector y en buena parte de la administración son conscientes del fracaso de esta medida y de la escasa cobertura que ofrece.

Entre las medidas anunciadas en el pacto de gobierno de la coalición Psoe-Podemos, figura el objetivo, aún por concretar, de mejorar a lo largo de esta legislatura la protección para este colectivo de más de 3.000.000 de trabajadores





Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal. Contenido protegido con copyright.

260 comentarios en “Ayudas para autónomos en paro. Cinco recomendaciones”

  1. Yo he dejado atrás cuentas de seguridad social como autónomo, como me puede repercutir a la hora de cobrar algún subcidio como parado

    Responder
    • Hola Eduardo. ¿A qué se refiere con dejar atrás cuentas de seguridad social?

      Responder
  2. Yo estoy en la situación que describe el punto 5, perdí mi negocio, perdí mi casa, sin ayudas de ningún tipo después de inflarme a pagar impuestos durante años, fui hace unos meses a solicitar la renta de inclusión valenciana y me dijeron que nones porque vivía con mi madre que cobra una pensión de 1100 euros, mi madre con esa pensión paga todo, (alquiler, facturas, comida…) no llega a fin de mes ni de coña, pero según su baremo yo disfruto de 550 euros para mi solo, más que suficiente: denegada, me dieron a entender finamente que cuando mi madre se muera que vuelva y ya hablaremos. Lo de este país es de traca.

    Responder
    • Gracias por compartirlo, Paco. Está bien que se sepa que existen estas situaciones y que son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Los autónomos, no se por qué extraña razón, protestamos poco y parece que nos resignamos a nuestra suerte, sin reclamar al menos un trato similar al de otros colectivos. Hay autónomos, con hijos o sin ellos, con más de 30 años de cotizaciones absolutamente desprotegidos, como es su caso. Mientras tanto, en el régimen general, una persona con cargas familiares que cotice única y exclusivamente seis meses, puede encadenar más de 27 meses de subsidio seguidos, a razón de 430 euros al mes. Y luego, una vez agotadas las ayudas estatales, comenzar a solicitar las autonómicas.

      Por supuesto que no me parece mal la ayuda a los trabajadores por cuenta ajena, pero igual derecho a ser protegidos tienen los hijos de un autónomo, o el autónomo mismo y está claro que no se les mide por el mismo rasero.

      Responder
      • Exactamente, yo no quiero que quiten nada a nadie, si no que me traten igual, al fin y al cabo yo también he sido muchos años trabajador por cuenta ajena y espero volver a serlo, de hecho si trabajo 3 meses podría acceder al paro de mayores de 52, o sea, si cotizo 3 meses por cuenta ajena da derecho a un subsidio hasta la jubilación, pero los casi 15 años que tengo cotizados como autónomo no valen para nada. Increíble.

        Gracias por tu respuesta.

  3. Buenos días
    Llevo 30 años de autónoma tengo 57 años y tengo que cerrar el negocio. ¿Puedo recibir algún tipo de pensión?
    Gracias

    Responder
    • Buenos días. Tanto la pensión no contributiva, como la contributiva de jubilación no se puede solicitar con tan solo 57 años, hay que tener la edad legal de jubilación. Y respecto a otras ayudas, me remito a todo lo que comentamos con detalle en el artícu, que creo que se entiende bastante bien. Un saludo

      Responder
  4. Buenos dias,
    Me tengo que dar de baja de autónomos y no percibiré ningún ingreso,ademas tengo 2 hijos….
    Existe alguna ayuda?
    Gracias.

    Responder

Responder a Jorge Danés, abogado laboralista Cancelar la respuesta

Formulario para comentarios y opiniones. No se garantiza respuesta a todas las dudas particulares. Antes de pulsar el botón de "publicar" no olvide marcar la casilla de Condiciones de uso y Política de privacidad.

Responsable de los datos: Gestión Técnica Digital | Finalidad: Moderación de comentarios y resolución de dudas | Tus datos no serán cedidos a terceros sin tu consentimiento. Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido |